Planta baja de la Ciudad de la Justicia donde se encuentran las salas de vistas
Planta baja de la Ciudad de la Justicia donde se encuentran las salas de vistas - R.C.
TRIBUNALES

A juicio un joven de 20 años por maltrato en Córdoba: «Si paso una noche en el calabozo, te quito la vida»

El procesado intentó matar a su expareja con una escopeta; la Fiscalía solicita para el encausado 20 años y 10 meses de cárcel

CÓRDOBAActualizado:

«Como me entere de que estás con otro te rajo, te tengo que matar, perra». Cuatro años de relación marcada por las amenazas, las vejaciones, los insultos y los golpes. Ahora, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba sentará en el banquillo a este acusado, de tan solo 20 años de edad, como presunto autor de varios delitos de malos tratos, lesiones y hasta asesinato en grado de tentativa.

Según apunta el Ministerio Público en su escrito de conclusiones provisionales, el procesado ha mantenido una relación sentimental con su pareja durante aproximadamente cuatro años, fruto de la cual nació una hija de dos años a la fecha del inicio de esta causa. La relación acabó el pasado 3 de marzo de 2018, dado que el acusado inició una nueva relación; no obstante, tanto su expareja como su hija continuaron viviendo en casa de los padres de él hasta el 14 de abril de ese año «porque el procesado le dijo que la hija en común no se iba a marchar de ese domilicio».

Prácticamente desde el comienzo de la relación, según el escrito del fiscal, el procesado ha realizado «de forma sistemática y reiterativa una conducta vejatoria, humillante y agresiva respecto a su pareja». Le profería frases insultos como «puta, tus muertos, mamona»; «si paso un solo día en el calabozo te quito la vida»; controlaba su aspecto físico, sus redes sociales, le prohibió que trabajara y la agredía empleando en ocasiones objetos como una vara, un palo de hierro o un cuchillo.

En una ocasión, estando embaradaza de seis meses, el acusado la arrastró del collar que llevaba y le propinó dos patadas en el costado; y otra vez le pinchó con un cuchillo en la pantorrilla izquierda.

Sin embargo, el episodio más grave, según la Fiscalía, fue el intento de acabar con su vida. El acusado, armado con una escopeta, la llegó a perseguir por la calle y, mientras ella corría, «apretó el gatillo e hizo dos disparos que le pasaron muy cerca». La chica logró llegar a casa de sus padres. El acusado volvió a disparar, esta vez, contra el domilicio de su exsuegros, uno en cada persiana de la cocina.

El Ministerio Público solicita para el acusado una pena que suma 20 años y 10 meses de prisión, junto a la prohibición de acercarse a menos de 1.000 metros de la víctima, su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por ella durante 43 años. Además, se pide que sea inhabilitado para tener o portar armas 9 años.