CEIP Moreno de Pedrajas de Villanueva de Córdoba
CEIP Moreno de Pedrajas de Villanueva de Córdoba - Quercus
Educación

La Junta suprime once líneas educativas que afectarán a nueve municipios en Los Pedroches

Actualmente existen centros en los que alumnos de distinto curso escolar tienen que compartir aula

PozoblancoActualizado:

La publicación el pasado viernes en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) de la creación y supresión de líneas y unidades en los centros educativos dejó un panorama nada halagüeño en la comarca de Los Pedroches con tres unidades creadas y hasta once suprimidas que afectarán a nueve municipios. Desde una zona castigada por la despoblación se pide algo más de sensibilidad por parte de la Administración ante realidades que dejan a niños y niñas sin mucha elección en sus municipios de origen. Sin embargo, esta situación no es nueva y en cursos anteriores llevó a movilizaciones a varias asociaciones de padres y madres que pidieron el cese en los recortes, por ejemplo, de profesorado de refuerzo para aquellos alumnos que se encuentran en unidades mixtas, es decir, niños y niñas de diferentes cursos agrupados en una misma aula.

Las decisiones por parte de Educación han llevado, por ejemplo, a que en este curso escolar sean tan sólo 14 los alumnos matriculados en el CEIP Moreno de Pedrajas de Villanueva de Córdoba, que llegó a albergar a 250 alumnos. La decisión en 2014 de suprimir la línea de Educación Infantil de 3 años ya dejó intuir que el cierre del centro era cuestión de tiempo. Ahora, una clase de 4º de Primaria y otra mixta de 5º y 6º de Primaria serán las que se habiliten en el curso que dará comienzo el próximo 10 de septiembre.

Esta situación sigue teniendo a padres y madres en pie de guerra ante una situación que no entienden. «En 2014 dijeron que se suprimía la línea por falta de niños, pero es que fueron 19 las familias que simbólicamente cursaron su matrícula, por lo que sí había niños. Se decidió cerrar un centro de Villanueva y nos tocó a nosotros», explica Cati Escribano, una de las madres afectadas. «Ya se nos venían rechazando todas las peticiones que realizábamos, comedor escolar, el ser un centro bilingüe, pero con eso fueron muchos los padres y madres que decidieron optar por otros centros porque se supo que este estaba destinado al cierre», prosigue.

La directora del centro, Ana Torralbo, defiende esa misma lucha y dice que «seguiremos intentando que esta decisión no sea irreversible porque son muchos los padres y madres a los que les gustaría matricular a sus hijos en nuestro centro, las estadísticas demuestran que nuestros alumnos salen bien preparados y queremos que el centro se reflote». De no ser así, dejaría tener vida un centro educativo ubicado en el centro de Villanueva de Córdoba, de ahí a que otras voces apunten a que «probablemente fuimos los elegidos porque en pleno centro ese edificio igual podría tener otro uso de mayor rentabilidad que un colegio».

Los niños de Villanueva de Córdoba tienen otras alternativas en la localidad, algo que no pasa en otros municipios donde la supresión de líneas está llevando a muchos padres a replantearse la matriculación en localidades como, por ejemplo, Pozoblanco donde la garantía de continuidad es más alta. Por todo ello, desde Los Pedroches se exige «algo más de sensibilida» porque «no se puede estar diciendo que se lucha por la España vacía cuando luego ocurre esto».