Empleados de Adif en una vía de ferrocarril
Empleados de Adif en una vía de ferrocarril - ABC
TRIBUNALES

El jurado popular declara culpable de cohecho y falsificación al gerente de Adif en Córdoba y Jaén

La Fiscalía solicitaba para él 4 años de prisión, 400.000 euros de responsabilidad civil e inhabilitación

CórdobaActualizado:

Un jurado popular ha declarado este mediodía culpable de los delitos decohecho y falsificación de documento público al que fuera gerente de Adif en Córdoba y Jaén Enrique F. El tribunal ha considerado probado por unanimidad que este funcionario era el responsable de otorgar las licencias de instalaciones y tramitar los expedientes en la zona de influencia del ferrocarril. La portavoz del tribunalconsideró que entre 2006 y 2007 una mercantil (CB Brillante S.A.) compró untos terrenos en Andújar que lindaban con las vías del tren dentro de un proyecto aprobado por el Ayuntamiento jiennense, y pidió la autorización de Adif para construir un polígono industrial.

El tribunal considera que desde finales de 2007 y 2008 el acusado empezó a exigir condicionantes para obtener el visto bueno que iba variando «de modo caprichoso» a medida que la empresa los iba subsanando. Estas circunstancias iban causando un daño moral al empresario que pretendía invertir en el polígono y vender sus parcelas, y no podía hacerlo ni siquiera en plano, pese a tener ofertas de varios compradores.

Asimismo, el jurado popular cree probado que el representante legal del CB Brillante se pone en contacto con el acusado para intentar lograr la finalización de la obra, pero cambiaban las condiciones exigidas por el gerente de Adif cuando se solucionaban por parte del emrpesario. El jurado cree probado que a raíz de una conversación el acusado pedía dinero de manera encubierta al empresario para agilizar la autorización, y fue en ese momento en la que el empresario contrata a un detective que con fotos y grabaciones en un restaurante corroboraron que el gerente de Adif le exigió dinero. Concretamente que «todo se solucionaría dando una cantidad de dinero», exctamente 180.000 euros, en una comida el 18 de octubre de 2010 en un restaurante.

Una semana más tarde, en otra reunión en un hotel de la capital cordobesa, la cantidad exigida se rebajaba a 150.000 euros; 50.000 al inicio de entrada y los otros 100.000 con el visto bueno de la obra, con la promesa de que a partir de ahí en una semana o diez días estaba la autorización de Adif para comenzar la urbanización del polígono en Andújar.

El acusado intentó enmascarar estos pagos con una carta presuntamente enviada al empresario con sello de Adif pero duplicado el número de salida de otra ya existente en la que se exigían unas cantidades para intentar disimular estos requerimientos como pagos adelantados por el coste de la obra. Además, el acusado se introdujo en el registro informático de Adif para introducir la misiva un mes después en el sistema para darle aspecto oficial.

La defensa del acusado, que ya ha anunciado recurso contra esta sentencia, solicita al presidente del tribunal que es quien dictará sentencia, que imponga la pena en su grado mínimo así como la multa que pase de los 400.000 que solicita la Fiscalía a los 150.000 euros, así como la inhabilitación en su mínimo.

Por su parte, el letrado de Adif ha solicitado al presidente del tribunal que la responsabilidad civil que se solicita a la empresa pública tenga en cuenta que hay «indeterminación a la hora de valorar los supuestos perjuicios al empresario ya que no se ha tasado ni comprobado el valor de esos». El perjuicio, ha apostillado el letrado de Adif, «hay que probarlo y calcularlo».

La Fiscalía de Córdoba le pide 4 años de prisión y 400.000 euros de multa, con responsabilidad civil subsidiaria en caso de impago de un año de prisión, y suspensión de empleo o cargo público por tres años. Así como una multa a razón de 4.320 euros e inhabilitación especial por 5 años.