Turistas saliendo de unos apartamentos en Córdoba
Turistas saliendo de unos apartamentos en Córdoba - VALERIO MERINO
UN SECTOR EN AUGE

La «legalización» de viviendas turísticas sólo llega a cuarenta pisos en Córdoba

En toda Andalucía se han regularizado ya más de 1.600 apartamentos

R. VERDÚ
CÓRDOBAActualizado:

Tan sólo 40 viviendas turísticas en toda la provincia de Córdoba han podido regularizarse desde que la Junta aprobó un decreto, el pasado febrero, con el que pretende poner orden en un sector que amenaza con convertirse en un serio problema para los negocios tradicionales de alojamiento y que ha generado enormes controversias en capitales como Barcelona —la Ciudad Condal ya no concede más licencias para este tipo de apartamentos y está incluso cerrando los que considera «ilegales»—. Es una cifra que hasta los propios afectados consideran como «muy baja», si se compara con las 1.600 que ya se han regularizado en toda Andalucía. Córdoba, junto con Jaén, son las provincias que más retrasadas van.

En Andalucía se ha optado por la regularización, una opción con la que están de acuerdo los propietarios de viviendas turísticas, al menos los agrupados en la Asociación de Viviendas Turísticas y Vacacionales de Andalucía (Apartsur), según explica su vicepresidenta, Eva María Gómez. «El decreto está ahí y hay unos mínimos que tenemos que cumplir», asegura.

Y aquí viene el problema. El decreto de la Junta establece una serie de condiciones para que la Consejería de Turismo pueda certificar las viviendas. Algunas de ellas, según Apartsur, no tienen nada que ver con el turismo, sino que son cuestiones urbanísticas. Y la legislación en esta materia depende de cada ayuntamiento, de cada gerencia de urbanismo municipal.

Es en Córdoba —y en Marbella también, según uno de los asociados contactados por este periódico— donde se están poniendo más trabas, de ahí que hasta el momento sólo se hayan podido regularizar 40 viviendas. Se trata de una cuestión burocrática. La Consejería de Turismo exige a las viviendas la licencia de primera ocupación, que tiene que conceder cada ayuntamiento. En el caso de Córdoba, la propia Gerencia de Urbanismo reconoce que ha habido problemas con las viviendas construidas entre 1975 y 1982, ya que en ese periodo los visados los concedía el Ministerio de Vivienda. Pero hay «buena voluntad», aseguran desde la Gerencia, para conceder los permisos necesarios.