Estado actual del pantano de la Breña
Estado actual del pantano de la Breña - EFE/ Salas
SEQUÍA

La lluvia almacenada en los embalses de Córdoba solo llega a un tercio de la media histórica

El año 2019 está siendo especialmente seco y la aportación a pantanos ha caído un 70%

CÓRDOBAActualizado:

La situación de los embalses es consecuencia directa de un mal año pluviométrico. En su informe relativo al mes de julio, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) señala el comportamiento que está teniendo el año hídrico a través de las precipitaciones acumuladas en los diferentes embalses, con una media de unos 367 mm en cada uno de ellos desde el 1 de octubre. En el mismo estudio que se elaboró justo hace un año, la media del agua de lluvia retenidaen los embalses duplicaba la actual mientras que la media histórica se sitúa en 589 mm, un 37 por ciento menos.

En Córdoba no llueve desde abril y todas las atenciones están puestas en la previsión meteorológica de los próximos meses, porque solo las precipitaciones de otoño podrán salvar la situación. Así lo explica el jefe de servicio del Sistema de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Javier Aycart, que afirma que el año ha sido excepcionalmente seco. En concreto, en la cuenca del Guadalquivir ha registrado un 30 por ciento menos de lluvias y las aportaciones pluviales a los embalses han llegado a bajar un 70 por ciento, también por el carácter de las propias precipitaciones. La lluvia que ha llegado a los pantanos ha sido poca, ya que la mayoría se ha quedado en el terreno, expone este experto.

Efectivamente, en su último informe trimestral sobre la situación hidrográfica de la demarcación del Guadalquivir, que comprende toda la cuenca del río, la CHG señalaba un descenso del 29 por ciento en las precipitaciones registradas con respecto a la media histórica de los 25 últimos años en el mismo periodo, es decir, entre octubre, mes que marca el inicio del año hidrológico, y junio. Las lluvias de los últimos meses además no se han distribuido de forma homogénea por la región, y el organismo gestor de la cuenca del Guadalquivir señala que la provincia de Córdoba es una de las demarcaciones donde más se ha notado la escasez de lluvias.

Al cierre del mes de junio, se situaba con un déficit de precipitación próximo al 40 por ciento con respecto a su media histórica para el mismo segmento de tiempo. Las precipitaciones acumuladas más abundantes desde el inicio del año hidrológico se han registrado en la cabecera del Guadalquivir, en Jaén, si bien Aycart explica que eso no supone necesariamente mayores reservas en los emblases jiennenses. De hecho, las cifras de volumen embalsado que registran los pantanos con cabecera en Jaén son muy similares a los de Córdoba.