La defensa del Ángel Ximénez Avia de Puente Genil presiona un ataque del Bada Huesca
La defensa del Ángel Ximénez Avia de Puente Genil presiona un ataque del Bada Huesca - M. G.
BALONMANO

Una mala primera mitad condena al Ángel Ximénez ante el Huesca

El conjunto pontano cae por cuatro goles de diferencia en el Miguel Salas

Actualizado:

Un Bada Huesca predispuesto a resarcirse de la estruendosa eliminación copera estampó la primera tacha a la inmaculada estadística de Julián Ruiz en el Pabellón Alcalde Miguel Salas. El Ángel Ximénez Avia de Puente Genil, en un primer tiempo espantoso, solo anotó siete goles antes del intermedio y acumula la decimoquinta derrota del curso liguero (22-26). La recuperación manifestada en el capítulo segundo, consiguiendo 15 tantos, tres más que su oponente, resultó insuficiente para sumar algún punto y prolongar una imbatibilidad únicamente conservada durante dos compromisos.

Las intervenciones de Jorge Gómez, la potencia de la defensa de José Francisco Nolasco y los inocuos tiros de la escuadra local provocaron que el Ángel Ximénez obtuviera su primer gol en el minuto siete del duelo. Julián Ruiz, observando la deficiencias de su plantel, solicitó el primer tiempo muerto cuando el equipo oscense ya imperaba nítidamente en el electrónico (1-5, minuto 9).

El Ángel Ximénez, impecable en actitud y en una perseverancia improductiva, incurría en innumerables pérdidas y bordeaba sin hallar soluciones el área del Bada Huesca. La desventaja aumentó a seis tantos (2-8, min.13) por la solvencia en las operaciones ofensivas del bloque visitante, sustentado atrás por una retaguardia inexpugnable.

El Bada Huesca consiguió delinear un parcial favorable de un gol a dos durante los dos minutos que permaneció excluido Marco Mira, síntoma de la incapacidad manifestada por el Ángel Ximénez, desafortunado en la selección de disparos y en las decisiones adoptadas al avanzar hacia la portería contraria.

La diferencia más abultada del Bada Huesca se cifró en nueve dianas (4-13, min.22). Efectivos como Gonzalo Carró, Marco Mira y Enrique Camas lideraban la personalidad, el empaque y la constancia del Bada Huesca. Sendos tantos de Fran Bujalance y Nacho Moya redujeron a seis unidades el desequilibrio al descanso (7-14).

El Bada Huesca impulsó su rendimiento al inicio del segundo acto. Jorge Gómez detenía los balones propulsados por sus contrincantes y Gonzaló Carró y Marcelo –máximo artillero del partido con siete aciertos- se encargaban de añadir registros a su casillero.

El compromiso y la responsabilidad del Ángel Ximénez minimizaron los perjuicios del tropiezo. Julián Ruiz implantó un sistema defensivo atrevido, adelantando a Chispi, escoltado centímetros más atrás por Rudovic y Nacho Moya. La excesiva inclinación por las individualidades, encarnada por hombres como Nacho Moya, Rudovic o Mario Porras, damnificaba a los de Julián Ruiz, más atinados al enhebrar acciones colectivas, concluidas, por ejemplo, por Cuenca o Fran Bujalance.

Un gol de Adriá Pérez, que componía una secuencia de 0-3 a favor del Bada Huesca, suscribió el margen más amplificado (7-17, min.33). La exclusión de Diogenes Cruz, otro de los elementos esenciales en el esquema de Nolasco, permitió al Ángel Ximénez comprimir a un número de seis la desventaja (16-22, min.49), rebajada, más tarde, a cuatro, por una agitación de David Jiménez (21-25, min.57). Otro tiempo muerto de Nolasco y el último estruendo de Marcelo anticiparon el final del encuentro (22-26).