Entrevista a María del Mar Aguilera
Entrevista a María del Mar Aguilera - Álvaro Carmona
Contramiradas

María del Mar Aguilera, Miss World Spain 2019: «¿Feminista? Por supuesto»

De Priego de Córdoba y recién licenciada en Psicología, ha conseguido el título de Miss World Spain 2019

CórdobaActualizado:

Un mensaje por Instagram revolucionó hace menos de un año su apacible vida de estudiante de Psicología en Granada. Era Cres del Olmo, presidente del Miss World Spain. El mensaje era escueto. Y directo como un dardo. Le proponía representar a Córdoba en el certamen nacional de belleza. Así. Sin anestesia. María del Mar Aguilera pensó que se trataba de una broma. Pero no. No era una inocentada. Su vida, desde entonces, entró en una centrifugadora hasta que el pasado domingo su nombre resonó en el Auditorio Carvajal de Melilla como la nueva Miss World Spain 2019. En diciembre, competirá en Londres por el cetro mundial.

Nos recibe en su casa familiar de Priego de Córdoba. Exhibe felicidad y frescura a partes iguales. Acaba de terminar la carrera y ha completado un proyecto de intervención social con enfermos bipolares. «Ha sido una experiencia impresionante», sostiene. «Me he llevado una grata sorpresa. He conocido a muy buenas personas, muy sensibles, a quienes la vida ha tratado de forma injusta». Eligió Psicología alentada por su madre, que siente inveterada pasión por la ciencia que examina la conducta humana. «En la facultad he aprendido a tener mucha fuerza mental, a saber quién soy y dónde están mis límites», explica sentada en un luminoso salón con vuelo al jardín.

¿Y quién es usted?

Una persona que no quiere hacer daño a nadie y su objetivo es ser feliz. Soy creativa, bondadosa, carismática. También tengo mi genio, por supuesto.

¿Y cuál es su camino para ser feliz?

Depende de cada decisión que tomo. Cada una de ellas tiene múltiples caminos y yo voy redireccionando. Si no es el camino correcto, cambio a aquel que me haga feliz.

Repite usted recurrentemente que no quiere hacer daño a nadie.

Muchas veces tomamos decisiones y nos olvidamos que podemos hacer daño. Si puedo hacer lo que quiero sin dañar a nadie es lo mejor.

¿De dónde viene esa conciencia?

De mi madre. Todo viene de ella.

Su madre es su referente.

Totalmente. Es una de mis mejores amigas. Es una persona sentimental, profunda y lleva toda la vida educándome en los valores.

Va usted a representar a España en Londres en el Miss World Certamen. ¿Le tiemblan las piernas?

Un poco. Aún queda mucho trabajo. Debo preparar un inglés perfecto. Serán 30 días de concentración en ese idioma y las entrevistas también.

Álvaro Carmona
Álvaro Carmona

¿Qué es la belleza interior?

Ser buena persona. Tener tus objetivos pero sin manchar a nadie. Que tengas bondad, solidaridad, ser empática.

¿Y usted tiene más belleza interior o exterior?

Quienes me conocen dicen que interior. No soy quien para decirlo.

¿A dónde le va a llevar este monumental tinglado en que se ha metido?

No tengo ni idea. Pero espero que me lleve a donde me encuentre bien.

¿Y dónde le gustaría que le llevara?

A tener oportunidades.

¿Qué oportunidades?

Ahora mismo en el objetivo en que estoy enfocada: Miss Mundo. En conseguir un buen puesto o que surjan trabajos en el mundo de la moda y de la ayuda humanitaria.

¿Y si la moda le aleja de la psicología y la ayuda humanitaria?

Creo que la posibilidad de ayudar a los demás existe cada día desde que te levantas hasta que te acuestas. Y nunca es tarde para retomar la psicología. Esa formación ya está ahí.

¿Los concursos de belleza están pasados de moda?

Ahora están volviendo a retomarse. Tuvieron una mala época porque estaban planteados de una forma un poco diferente. Y se están reconstruyendo. El certamen eliminó la prueba en bañador y ya no solo se valora la belleza física. Las modelos ya no solo deben ser bellas: deben ser mujeres formadas.

¿Y es partidaria?

¿De los certámenes de belleza? Obviamente (risas).

¿Cómo se encuentra? ¿Sorprendida? ¿Ilusionada? ¿Desbordada? ¿Halagada? ¿Acojonada?

Me encuentro cansada, agradecida, apoyada y, en parte, como ha dicho usted, acojonada. Hay que preparar mucho y quiero estar al nivel.

¿Qué le dice su madre?

Tiene mi mismo objetivo: que sea feliz. Nunca me condiciona.

¿Quien nace guapa nace con ventaja?

La belleza muchas veces es una actitud. Sí que tienes ventajas pero también desventajas.

¿Por ejemplo?

La envidia. La discriminación cuando una persona resalta por encima de los demás. Y no hablo de mi caso. Ahí juega un papel la entereza mental que tengas. Hay muchas chicas bonitas que la sociedad ataca tanto que acaban teniendo problemas de autoestima y llevan a enfermedades como la anorexia.

¿Se siente envidiada?

La verdad es que no. Me siento muy apoyada.

Si la cara es el reflejo del alma, ¿qué hay dentro de usted?

Hay juventud, alegría, luz y carisma.

¿Comulga con Freud?

Freud es un poco especial. Sexo, drogas y alcohol. Pero sí: me parece muy interesante el psicoanálisis. Mucho de lo que dice no tiene validez científica, pero hay cosas en las que creo.

¿Qué no tiene validez científica?

No está demostrado lo de los sueños, la sexualidad desde niños, ni el complejo de Edipo. Son teorías que se van renovando y van surgiendo otras.

Ya no es el referente de la psicología contemporánea.

Será un referente siempre. Es un clásico. Pero se encuentran nuevas teorías con más validez científica. Nada es demostrable al cien por cien. Todo depende del resultado que den.

¿La psicología es una ciencia?

Sí, por supuesto. Poco exacta, pero es una ciencia.

¿Cuál es su psicólogo de referencia?

No tengo un único referente, pero si tengo que elegir una corriente me inclino por la cognitivo conductual.

Álvaro Carmona
Álvaro Carmona

Leo en internet sobre usted que le gusta cocinar, viajar, pintar, la música, el deporte, la moda. ¿Qué le falta a María del Mar Aguilera?

Simplemente soy una persona muy activa y muy disfrutona. Todo lo que pruebo acabo disfrutándolo. Eso ha hecho embarcarme en muchas aficiones y todas esas me apasionan. Todas.

¿Belleza y frivolidad viajan en el mismo tren?

Por supuesto que no. Es más: creo que son contrarias. Alguien frívolo termina siendo menos bello.

¿Feminista?

Sí, por supuesto.

¿Por qué?

Porque la libertad que hemos conseguido y la que queda por conseguir no se conseguiría si no hubiera alguien que hubiera luchado por ello.

O sea: todos los 8 de marzo está usted preparada para la manifestación.

La verdad es que sí.

¿Qué queda para la igualdad?

Aún queda mucho desgraciadamente. Un cambio mental. Creo que es lo principal. Tenemos que concebir como natural la igualdad. Y aún no se concibe: hay que procesarla. Queda mucha brecha salarial desgraciadamente. Y muchos que llegan a altos puestos por ser hombres. Pero vamos en el buen camino.

¿Los hombres hemos aprendido?

Sí. Realmente es la sociedad la que ha ido marcando que las cosas sean de determinada forma. Pero sí que habéis hecho un gran aprendizaje, porque aquello que la sociedad os ha marcado desde hace tiempo habéis sido capaces de cambiarlo. Se ha aprendido mucho y queda mucho por aprender.

¿Se ha cruzado usted con mucho troglodita?

La verdad es que no. Al final, la vida es como un espejo: lo que das te lo devuelve. Y si tú no eres troglodita, el troglodita se esconde.

¿Qué hacemos con los inmigrantes del Open Arms?

Es un tema complicado. Lo primero, cubrir necesidades básicas, que todas las personas deberían tener cubiertas. Ver si es posible que estas personas vuelvan a su país con condiciones favorables de vida y, si no es así, tendríamos que adaptarnos y ser humanitarios.

¿Qué tecla hay que tocar para hacer un mundo mejor?

Lo primero, asumir que la mentira no es buena. Hay que ser sinceros.

¿Siempre?

Depende. Si estás haciendo daño a alguien con tu sinceridad, no.