La investigadora Mari Ángeles Rosalde
La investigadora Mari Ángeles Rosalde - RAFAEL CARMONA
Investigadores de la UCO

Investigadores de la UCO, Ángeles Risalde: «El estudio de enfermedades de animales preserva la salud pública»

Esta profesional es investigadora en Anatomía Patológica Animal de la Universidad de Córdoba

CórdobaActualizado:

Hay enfermedades que desarrollan los animales y que pueden transmitirse a los seres humanos. Se trata de una evidencia científica casi tan común como desconocida en la que se repara poco o nada en el día a día. Y lo peor es que son muy numerosas esas patologías que se transmiten de animales a seres humanos. Es por ello por lo que cobran una importancia capital las investigaciones que abordan en este capítulo y un buen ejemplo de ello es Mari Ángeles Risalde, investigadora en Anatomía Patológica Animal de la Universidad de Córdoba (UCO). En su caso, de lo que se ocupa realmente es del «estudio de nuevos métodos de diagnóstico y control de zoonosis, es decir, de las enfermedades que afectan a animales y pueden transmitirse al ser humano», como ella misma apunta.

Actualmente, las dos principales enfermedades con las que trabaja son la tuberculosis y la hepatitis E. «Nos encontramos estudiando y detectando nuevos reservorios animales o vías de transmisión de estas enfermedades a animales domésticos y personas». Además, su grupo ha desarrollado «nuevas metodologías para el diagnóstico de la tuberculosis animal y nos encontramos en fase experimental para evaluar la eficacia de una nueva vacuna frente a esta enfermedad». El objetivo no es otro que «detectar de manera precoz estas enfermedades en los animales con el objetivo de prevenir su difusión entre los mismos y preservar la Salud Pública».

El elemento diferenciador del trabajo en el que se encuentra inmerso esta docente jiennense estriba fundamentalmente en la complejidad y originalidad que aporta en las dos principales líneas de investigación. «Ambas tienen un claro componente multidisciplinar y trasnacional donde tratamos estas enfermedades desde el ámbito de la interfaz humano-ganado-fauna silvestre, basándonos en el concepto de «One Health» (una sola salud)», declara.

Vocación

Pero, claro, al analizar a Mari Ángeles Risalde, su día a día, sus inquietudes y, sobre todo, el entusiasmo con el que habla de su proyecto resulta casi una obligación escarbar en sus orígenes. Su vocación por la Veterinaria surgió muy precozmente, ya que, como ella precisa, «desde pequeña he estado rodeada de animales, ya que mi padre era ganadero y me inculcó el amor por los mismos, pero también la necesidad de salvaguardar su bienestar y sus condiciones sanitarias». Además, como explica, no desciende ni de académicos ni de investigadores, lo que le confiere aún más mérito: «Procedo de una familia humilde y trabajadora, donde he sido una de las pocas personas en acceder a la Universidad y la única que decidió doctorarse, por lo que soy la única que se ha dedicado a la investigación». Eso sí, «sacrificio, esfuerzo y superación» son las claves que le inculcaron desde pequeña para que hoy sea una importante figura en el campo de la investigación en este terreno concreto.

Risalde comenzó su andadura en la investigación de la mano del hoy rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, en el grupo de investigación AGR-137 Anatomía Patológica, donde realizó el doctorado sobre los mecanismos de evasión de la respuesta inmune asociados a virus. Hasta llegar a los proyectos actuales ha pasado por la Universidad de Milán, el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC), el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y el grupo de investigación AGR- 149 Enfermedades infecciosas en la UCO. Toda una magnífica trayectoria que tiene su colofón en este grupo que trabaja en las dos líneas citadas anteriormente.

Estudios, en definitiva, encaminados a mejorar la salud animal, contribuyendo así al mantenimiento de las comunidades rurales donde la ganadería juega un papel fundamental. Además, «nuestras investigaciones sobre zoonosis permitirán el establecimiento de medidas preventivas eficaces para preservar la salud humana», concluye.