Los padres de Miguel posan con su bebé en la habitación del hospital Reina Sofía de Córdoba
Los padres de Miguel posan con su bebé en la habitación del hospital Reina Sofía de Córdoba - J. P.
Solidaridad

El mejor regalo para el bebé trasplantado de Villafranca de Córdoba: su primer cumpleaños

Los padres agradecen en una carta los apoyos de médicos, sanitarios y personas anónimas en su dura batalla

CÓRDOBAActualizado:

«Hoy (por ayer) 8 de enero es un día grande, es el cumpleaños de nuestro hijo pequeño Miguel, nuestro pequeño Héroe». Con estas palabras comenzaban los padres del bebé de Villafranca de Córdoba trasplantado de médula ósea una extensa y tierna carta de agradecimiento.

«El otro día nos decían qué pena que tenga que cumplir años en el hospital. Para nosotros no es ninguna pena, gracias a muchas personas puede cumplir su primer añito», señalan los progenitores en su misiva difundida por las redes sociales, unas redes que echaron humo en busca de donantes para el pequeño tras trascender el pasado junio que necesitaba un trasplante.

El pueblo de Villafranca se volcó con esta familia y la colecta de sangre y médula ósea organizada en julio fue de las más numerosas registradas por el Centro de Transfusión Sanguínea de Córdoba. Y apareció el donante compatible, que hizo posible poder intervenir al pequeño a principios del pasado septiembre. Desde entonces, Miguel permanece aislado en su habitación del Hospital Reina Sofía. Su recuperación está siendo lenta. Pero no está solo, el bebé sigue estando presente en la mente de todas aquellas personas a la que su historia ha conmovido.

Así, durante las pasadas Navidades el pequeño y sus padres recibieron multitud de regalos de personas anónimas y mensajes navideños de niños villafranqueños deseando ver pronto a Miguel por las calles y parques de Villafranca junto a su hermano, también de muy corta edad.

«Dios te bendiga siempre». Las palabras de gratitud de los padres al donante anónimo de su pequeño

El día de su cumpleaños no fue para menos y la habitación del pequeño se llenó con dulces y tartas de personas que ni siquieran le conocen, que todavían no han podido verlo en persona, pero que están unidas al pequeño y a sus padres por los fuertes lazos de la solidaridad.

Familias luchadoras

La gratitud de los padres es tan extensa como la carta que ayer difundieron. En su reconocimiento no quisieron dejar escapar la ocasión para agraceder con nombre y apellidos a cada una de las personas de la plantilla del Hospital Universitario Reina Sofía que los acompañan en este duro viaje junto a su pequeño, desde médicos hasta profesionales de la enfermería.

En su carta también dedican unas sentidas palabras a los padres que como ellos se encuentran librando esta batalla por la salud de sus hijos. «Gracias a todas las familias compañeras de viaje, tenemos auténticos guerreros. Sin el apoyo mutuo todo hubiera sido más complicado», señalan.

También agradecen las muestras de solidaridad del pueblo de Villafranca y, como no podía ser de otra manera, no podían cerrar su carta de gratitud sin una emotiva mención a todos los donantes de sangre y médula ósea. «Gracias a todos los ángeles del cielo y nuestro ángel aquí en la tierra, nuestro donante. Dios te bendiga siempre».