Palacete de los Burgos, donde iba a ubicarse el hotel de Mercer
Palacete de los Burgos, donde iba a ubicarse el hotel de Mercer - VALERIO MERINO
URBANISMO

Mercer confirma que abandona su proyecto de hotel de lujo en Córdoba tras reunirse con Urbanismo

La cadena desiste de momento del establecimiento en la Casa de los Burgos, con una inversión entre 5,5 y 6 millones

CÓRDOBAActualizado:

Vuelta a la casilla de salida y fin de la partida. La cadena Mercer, tras la cumbre mantenida el martes con la Gerencia de Urbanismo, confirmó, como avanzó ABC la pasada semana, que «desestimamos de momento nuestra implantación en Córdoba», donde tienen previsto un cinco estrellas en la Casa de los Burgos. Le dan a la pausa entre críticas a los actuales rectores de Urbanismo, a cuya cabeza está el edil Pedro García (IU). A ellos responsabilizan de que el proyecto no avance.

El dueño de Mercer, Pedro Molina, señaló a ABC tras reunirse con García que ha pedido que le manden por escrito la denegación de la licencia y después iniciará acciones judiciales para «reclamar lo que creo que debo tener: un permiso», que considera tendría que obtener en base al proceso por el que el pasado mandato el Pleno aprobó por unanimidad el cambio de la ficha de la Casa de los Burgos en el Plan del Casco, para posibilitar su conversión en un hotel. Para hacer su cinco estrellas, esta cadena ya sólo contempla o ganar una batalla judicial o que cambie el gobierno municipal.

El propietario de Mercer afirma que la Gerencia no hizo propuestas: «En las condiciones que plantean es imposible»

Molina recordó el volumen económico de la operación: su empresa tenía previsto «invertir entre 5,5 millones y 6» para habilitar este palacete del siglo XIX como un cinco estrellas, el tercero de la ciudad, con 12 habitaciones. Eran 18, pero en la negociación con Urbanismo se recortaron. Molina sostuvo que en su encuentro con el máximo responsable de la Gerencia «no hubo ninguna propuesta». «Me han dicho que si podíamos hablar o negociar. Pero en las condiciones que plantean es imposible, porque queremos hacer un hotel de lujo».

El dueño de Mercer reiteró que el planteamiento de Urbanismo es que «en el sótano no se puede hacer nada» por los restos arqueólogos que hay. La firma hotelera desmiente que tengan valor. Y recuerda que en el subterráneo es donde tiene previsto colocar la maquinaria (aire acondicionado o agua caliente). Si no puede instalarla ahí, debería subirla a la planta baja, lo que dejaría sin sitio, o con muy poco, los espacios para bar, restaurante o cocina, que son necesarios para obtener la catalogación de cinco estrellas. Molina mostró también su «estupefacción» con que Urbanismo tenga una postura tan firme en los restos del sótano cuando la Delegación de Cultura de la Junta aún no ha emitido su informe al respecto. «Es todo un sinsentido», sentenció.

La cadena hotelera sigue interesada en acometer el alojamiento, a no ser que llegue una oferta por el edificio

Molina consideró que, si el anterior gobierno municipal (PP) hubiera seguido este mandato, «la licencia estaría concedida y el hotel funcionando, de forma perfectamente legal». «Ellos [por los actuales rectores de Urbanismo] no quieren el hotel. No veo que haya ganas de que se acometa», sentenció. «Sus actuales responsables se han negado a adquirir los compromisos adquiridos». Pese a todo, Mercer sigue «interesada» en acometer este alojamiento: «Tardaremos un año o cinco, pero seguro que se hace». Bueno, salvo que llegue una oferta por el edificio. «Si me lo compran, lo vendo. No tengo ganas de discutir más», sentenció.

ABC contactó con Urbanismo. Fuentes oficiales de la Gerencia indicaron que ayer no harían declaraciones.