Jim Royall examina muestras junto a la entrada de una antigua mina romana en Los Pedroches
Jim Royall examina muestras junto a la entrada de una antigua mina romana en Los Pedroches - Quercus
Exploración

Minera Águilas culmina los primeros sondeos en busca de cobre en Córdoba

La empresa considera que las investigaciones justifican seguir realizando sondeos en la comarca

CórdobaActualizado:

La compañía Minera Águilas ha terminado ya la primera campaña de sondeos en el Valle de los Pedroches en busca de cobre, zinc, oro y plata. Las excavaciones, que arrancaron el pasado otoño, han servido para obtener casi tres kilómetros lineales de testigos -la distancia que hay, en línea recta, desde la estación de Renfe de Córdoba capitalhasta el Nuevo Arcángel-, que han sido enviados a un laboratorio de Sevilla para determinar su composición geológica.

Aunque aún están a la espera de los resultados, el director geológico de Minera Águilas, Jim Royall, ha confirmado a ABC Córdoba que «los indicadores iniciales de los trabajos justifican trabajos continuados en la zona». La minera junior cuenta ya con todas las autorizaciones para seguir perforando durante otros dos años en dos amplias zonas entre Cardeña y Villanueva de Córdoba que abarcan unos 160 kilómetros cuadrados. También tiene solicitados varios permisos más en la comarca que se están tramitando en la Junta de Andalucía.

En la campaña de exploración que acaba de terminar, Minera Águilas ha realizado 20 pozos de perforación con profundidades de entre 100 y 230 metros hasta sumar exactamente 2.944 metros de muestras con un ancho de 65 milímetros. Los sondeos se han realizado en dos grandes franjas que se cruzan, llamadas Zumajo y Torrubia.

Según ha explicado en un comunicado para los inversores Tim Moody, CEO de Pan Global Resources (empresa canadiense propietaria de Minera Águilas), «los primeros sondeos en la franja Torrubia muestran muchos componentes de un gran depósito de óxido de hierro-cobre-oro» mientras que en Zumajo, donde existen los restos de minas que abarcan desde los romanos hasta mediado el siglo XX, los yacimientos detectados «se extienden más allá de la minería histórica» y su cota de perforación máxima.

Por su parte, Jim Royall ha recordado que todos los trabajos de excavación de esta primera fase han finalizado sin ningún accidente ni incidencia, a pesar de trabajar con maquinaria pesada. Además, «hemos intentado colaborar con los propietarios y comunidades para no impactar sobre sus actividades».

Al término de los sondeos, todas las parcelas han sido restauradas a su situación inicial, tal como obliga la ley. «Aún tenemos mucho que hacer en los permisos, que son para 3 años», ha finalizado Royall.