Hisae Yanase, trabajando en su estudio de Córdoba, en noviembre de 2018
Hisae Yanase, trabajando en su estudio de Córdoba, en noviembre de 2018 - Valerio Merino
CULTURA

Muere Hisae Yanase, la artista japonesa que ancló su sonrisa en Córdoba

La inclasificable ceramista, pintora y escultora, fue también profesora en la Escuela de Arte y tenía 74 años

CórdobaActualizado:

Su nombre se asocia a la creatividad sin etiquetas; su rostro, la sonrisa permanente y a la risa imprevisible; su nombre, aunque suene exótico, era tan cordobés como en mismo barrio de San Agustín en que vivía. Hisae Yanase, la inclasificable ceramista, pintora y escultora ha fallecido este martes en Córdoba a los 74 años de edad, según confirman fuentes próximas a ella.

Hisae Yanase nació en una región remota de Japón en 1945, en la tierra de su abuela, porque era la tradición de los primogénitos. Su infancia y su juventud las pasó en Tokio, a la que siempre recordó como una gran ciudad llena de prisas y estrés. Quizá por eso se enamoró de la más tranquila Córdoba.

Una de las obras de Hisae Yanase, en una exposición
Una de las obras de Hisae Yanase, en una exposición - Valerio Merino

Aprendió y perfeccionó la cerámica con Alfonso Ariza y Aguilera Amate, y en 1976 comenzó a trabajar como profesora en la Escuela de Aartes y Oficios, de la mano de su director, Dioniso Ortiz. Siempre mostró su fascinación por la docencia y el contacto con los alumnos. Simultáneamente desarrolló su trabajo como ceramista y como artista plástica, siempre en constante evolución e investigación, siempre alérgica a las etiquetas.

Una obra pictórica de Hisae Yanase
Una obra pictórica de Hisae Yanase - ABC

«Me gusta que sea así, que el arte sea una forma de entender la vida», decía en unas recientes palabras para ABC sobre la forma en que las tareas del hogar y las artísticas se mezclaban en su vida. Desde su llegada se consolidó como habitual en las exposiciones, tanto individuales como colectivas, con un estilo muy personal basado en la constante búsqueda y en el uso de los colores, y que llevó fuera de la ciudad. Unido a su optimista actitud ante la vida, conformaron una personalidad insustituible en las artes plásticas de Córdoba. Sus amigos la velan en el tanatorio de Las Quemadas.