El poeta Pablo García Baena, en una entrevista concedida el pasado mes de octubre a ABC
El poeta Pablo García Baena, en una entrevista concedida el pasado mes de octubre a ABC - VALERIO MERINO
CULTURA

Muere el poeta cordobés Pablo García Baena, premio Príncipe de Asturias de las Letras

Nacido en el 1921 ha sido uno de los poetas más relevantes del siglo XX y referente del Grupo Cántico

CÓRDOBAActualizado:

El poeta cordobés Pablo Garcia Baena ha muerto en la tarde de este domingo en su ciudad natal. El poeta, nacido el 29 de junio de 1921 y que fue el fundador de la revista Cántico, llevaba varios días ingresado en el hospital de la Cruz Roja de Córdoba aquejado de una dolencia. Allí ha fallecido por causas naturales.

Cántico se convirtió entre los años 1947 y 1957 en una de las más importantes de la posguerra. Publica su primer poemario en el año 1964. Este genio de las letras recogió el Premio Principe de Asturias en el año 1984. García Baena además fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía, Premio Andalucía de las Letras y Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca, entre otros muchos reconocimientos. El último reconocimiento del creador cordobés ha sido la concesión del título de Honoris Causa por parte de la Universidad de Córdoba (UCO).

El pasado mes de noviembre, el Centro Andaluz de las Letras (CAL) dependiente de la Consejería de Cultura acordaba por unanimidad proponer como autor del año 2018 al poeta de Córdoba Pablo García Baena. Así lo daba a conocer el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, en Sevilla.

Vázquez lo definió entonces como «uno de los autores fundamentales de la literatura andaluza del siglo XX, uno de los referentes de la literatura en Andalucía y en España, con una trayectoria impresionante». Para la comisión, el poeta es uno de los autores fundamentales de la literatura andaluza del siglo XX. Al tiempo, ha destacado, «su profunda renovación de la lírica andaluza a partir de su propia tradición poética en la que el barroco dialoga con la modernidad».

En 2015, el poeta depositó en la Caja de las Letras un legado cuyo contenido será secreto hasta el 12 de mayo del 2065, cuando se abra la caja. Lo hizo con motivo del homenaje que recibió ese mismo año en el Instituto Cervantes, organizado por esta institución y la Fundación Loewe. Algunos escritos y «otras cosas» que estarán custodiados durante 50 años en la caja de seguridad número 1.518 de la sede central del Instituto Cervantes de Madrid, que alberga una antigua cámara acorazada del Banco Central.