DESDE SIMBLIA

El murallón del Alcázar

El desarrollo del plan del Alcázar es una claro ejemplo de la forma cordobesa de convertir en eternas las obras

José Calvo Poyato
CórdobaActualizado:

El nombre que da título a la columna de hoy no tiene que ver con alguno de los muros del viejo Alcázar de Córdoba, que tanta historia encierra entre sus paredes. El título alude a la expresión utilizada en la sección «A los Cuatro vientos», de ABC. En ella se hacía referencia, con lo de «murallón», a la dilatación en el tiempo de obras en el Alcázar. Se señalaba que padecen el «efecto murallón», al que se definía como la forma cordobesa de convertir las obras en eternas. No es mala expresión, sobre todo porque responde una realidad muy presente en la ciudad. La enumeración de los ejemplos de las obras que padecen el efecto murallón

José Calvo PoyatoJosé Calvo PoyatoArticulista de OpiniónJosé Calvo Poyato