TRIBUNALES

El negocio de la marihuana se multiplica en Córdoba

Las operaciones policiales contra plantaciones crecen un 130 por ciento en 2018

CórdobaActualizado:

El cultivo de marihuana se ha popularizado en Córdoba. Cualquiera capaz de mantener un cactus en su escritorio es un potencial traficante de esta droga. Sólo tiene que teclear «kit cultivo marihuana», y ya ha dado el primer paso para entrar en prisión. Como dato, en 2018, la Guardia Civil ha desmantelado un 130 por ciento más de plantaciones ilegales de marihuana en la provincia que el año anterior. Medio centenar de detenidos, y otras tantas operaciones han dado al traste con estos «chiringuitos» de droga que consideran «blanda» pero que es con la que los jóvenes se inician en el consumo de sustancias estupefacientes como cocaína o heroína. Los datos los da Emilio Muñoz, comandante jefe de Operaciones de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba.

El año pasado la Guardia Civil en diferentes actuaciones intervino más de 10.000 plantas. La tendencia no deja de ser esa en el año 2019. Con los datos frescos del primer trimestre la tendencia es al alza, más actuaciones, más detenidos y más número de plantaciones. No solo cada día son más las plantaciones que afloran sino que son cada vez de más envergadura. La percepción de la Policía Nacional en la capital, Lucena y Cabra es la misma. El inspector jefe José Miguel Sáenz, de la Brigada de Policía Judicial asegura que el fenómeno está al alza en los últimos años -sin facilitar datos-.

Un perro de la Guardia Civil adiestrado para encontrar estupefacientes en Córdoba ABC
Un perro de la Guardia Civil adiestrado para encontrar estupefacientes en Córdoba ABC

Los agentes localizan plantaciones de marihuana en locales comerciales, naves de polígono, en parcelas del extrarradio de Córdoba, pisos, incluso ocupados, de todos los barrios e incluso trasteros.

Las plantaciones en exterior son despreciables comparadas con el «in door». Hay dos cosas importantes en este sentido, asegura el comandante Muñoz. La primera la seguridad, por ser un lugar cerrado, ya que al aire libre es fácilmente detectable. La segunda es que son mucho más rentables «in door». La inversión inicial suele ser importante de varios miles de euros, -lo que vale un coche-, por los elementos eléctricos, filtros, aislantes, aire acondicionado, ventiladores y lámparas de calor.

Sin embargo, esa inversión la amortizan porque permite tener varias cosechas en un mismo período. En el mismo tiempo que en el exterior se obtendría una sola cosecha, «in door» salen varias en distinta fase de desarrollo. Esto supone un grave problema de seguridad. Las naves de cultivos «in door» suelen llevar aparejadas un «enganche ilegal», defraudación del registro eléctrico porque de otro modo no les sería rentable.

A la Guardia Civil les llega el soplo de Endesa, «que nos da pie a la operación, otras veces, a la inversa, encontramos la plantación y con ella el enganche», asegura este jefe de operaciones de la Comandancia.

Es la droga más barata que hay en el mercado, apenas 5 euros el gramo, de fácil salida. Pese a lo alarmante de las cifras, Córdoba no es un foco importante como sí lo es Granada, Almería o Málaga que tienen un índice delincuencial en el cultivo de marihuana mucho más elevado. Córdoba no destaca en este tipo delictivo pero sí que se está produciendo un auge. «No es justo criminalizar ningún pueblo», apunta este comandante. Las actuaciones de 2018 se repartieron entre 24 localidades diferentes de la provincia. No hay una sola que destaque excesivamente sobre las demás. Este tipo de actuaciones y en estas localidades dependen de dos factores importantísimos.

Operación de la Benemérita en Benamejí
Operación de la Benemérita en Benamejí - ABC

Uno es la la colaboración ciudadana, que ofrecen información de dónde puede existir este tipo de actividad ilícita porque ven movimiento de gente o por el olor. Huelen y avisan. La situación de riesgo de los enganches es muy alta. Hay incendios que se producen por estas plantaciones. La población lo debe conocer, pide la Benemérita.

La mayoría de las actuaciones las realizan grupos de seguridad ciudadana. Los vecinos avisan y ellos hacen la labor de investigación y afrontan pequeñas operaciones pese a los medios escasos. Ya cuando la envergadura de la operación por la infraestructura que tiene es mayor reciben apoyos de la Comandancia como el Servicio Cinológico -perros anti drogas-, servicio aéreo, -como ocurrió recientemente en Puente Genil-, o con una unidad especial de intervención y control de masas para el control de registros de domicilios (GRS) para hacerlos con seguridad.

¿Dónde va la droga?A la pregunta de si toda la marihuana que se cultiva se consume en Córdoba la respuesta es no. El jefe de operaciones de la Benemérita asegura que plantaciones pequeñas quien cultiva las vende en su entorno. La cosa cambia si es la instalación es de mil plantas, en cuyo caso, suelen pertenecer a un entramado mayor y esa droga puede llegar a países del norte de Europa como Holanda, donde el consumo es más habitual y la marihuana del sur de España suele tener más fama, aunque no es más cara. Como el tomate «Raf» de Almería o el jamón de los Pedroches, sobre todo, por sus características, como alta concentración de THC (sustancia tóxica).