DESDE SIMBLIA

No se comerá el turrón

«Roma no paga traidores», dijo Galba a los asesinos de Viriato. Como le está pasando a Lopetegui

José Calvo Poyato
Actualizado:

El turrón es una de las delicias gastronómicas españolas y muchas familias lo consumen, principalmente, por Navidad. Las dudas que se expresan sobre si alguien se comerá el turrón, aluden a las dificultades que para el susodicho existen para mantenerse en su puesto de trabajo antes de que finalice el año en curso. En el argot futbolístico, esa expresión suele emplearse para los entrenadores cuyos equipos han tenido un mal comienzo de temporada y que no responde a las expectativas que la afición tenía depositadas. Con ella se manifiestan dudas acerca de si seguirá ocupando el banquillo cuando lleguen esas fiestas en que se conmemora la natividad de Jesús de Nazaret y se celebran a finales de año. Lo del banquillo es una denominación atávica. Una expresión de los tiempos en que el fútbol tenía el carácter de deporte que, en gran medida, ha perdido. Hace tiempo que el banquillo desapareció, al menos en el caso de los clubes, sustituido por tapizados sillones en los que luce emblema de la

José Calvo PoyatoJosé Calvo PoyatoArticulista de OpiniónJosé Calvo Poyato