Una mujer de avanzada edad mira a través de la ventana de su vivienda
Una mujer de avanzada edad mira a través de la ventana de su vivienda - VALERIO MERINO
SOCIEDAD

El número de personas mayores crece un 20 por ciento en Córdoba en dos décadas y más de 13.000 viven solos

El Centro, junto a Levante y Poniente Sur, son las zonas con más viviendas habitadas solo por una persona de más de 64

CÓRDOBAActualizado:

Más de 13.000 personas mayores de 64 años viven solas en viviendas de la capital. Así lo reflejan los datos del padrón con los que trabaja la Delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba, actualizados a enero de 2018. Representan el 8 por ciento de un total de 148.000, una cifra que revela cómo ha afectado a la capital el fenómeno del envejecimiento de la población: son un 20 por ciento más de los que habitaban la ciudad en 1998.

Los números no ofrecen justificaciones sobre los motivos de esa soledad, que puede ser impuesta o elegida, pero quienes trabajan con el colectivo de mayores afirman que el aislamiento es uno de sus problemas más graves y lesivos, y uno de los destinos más crueles a los que se puede condenar a una persona en el otoño de su vida.

Cruz Roja conememoró el miércoles el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, que se conmemora el 15 de junio, con un acto con mayores en la sede de la institución. La convocatoria sirvió para llamar la atención sobre la importancia de cultivar el buen trato a este colectivo, que a menudo ve vulnerada su dignidad de distintas formas, desde el fomento de estereotipos y prejuicios, pasando por la infantilización, hasta las situaciones más graves de maltrato.

Cruz Roja alerta sobre las prácticas que vulneran la dignidad del colectivo, desde los estereotipos hasta el maltrato

La técnico del programa de mayores de Cruz Roja, María Torralbo, explicó que entre los ejemplos de trato inadecuado a los mayores que se producen en la sociedad en general y en los núcleos familiares en particular hay casos de acción y de omisión. El maltrato, físico y psicológico, existe. Pero también está la dejación de tareas, el «abandono» de la persona mayor, expuso. Torralbo argumenta que parte de la culpa de esta circunstancia está en el estilo de vida actual, sujeto a la prisa y el estrés, que resta a los ciudadanos tiempo para dedicar a los cuidados. Pero también, afirma, hay un problema de falta de sensibilidad y de respeto.

Uno de los indicadores de ese abandono es el elevado número de personas mayores que viven solas. Según los datos de Servicios Sociales, los distritos con más hogares de estas características son el Centro (2.405), Poniente Sur (2.279) y Levante (2.135). Por contra, las zonas de la ciudad con menos viviendas de estas características están en la periferia: tanto en Periurbano Oeste-Sierra como en Este-Campiña la cifra ronda las 200. Los datos del padrón también permiten atender a este problema desde una perspectiva de género: las mujeres son mayoría dentro del colectivo de mayores de 65 años que viven solos. En concreto, de los 13.052 censados en la capital, 10.175 son mujeres y 2.877 son hombres.

Esta realidad se explica en parte porque la esperanza de vida es mayor entre las féminas y, por tanto, son más las mujeres que llegan a edades avanzadas. Según los datos de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de hombres cordobeses mayores de 64 años asciende a 62.702. En el capítulo femenino, el dato supera las 85.500 personas. La brecha entre sexos se dispara sobre todo a partir de los 80 años.