PRETÉRITO IMPERFECTO

Olivar desploblado

La herida demográfica ha llegado a la espina dorsal de Córdoba. No asumirlo y abordarlo sería irresponsable

Francisco Poyato
CÓRDOBAActualizado:

La herida demográfica se ha incrustado ya en la Córdoba olivarera, su espina dorsal. Antes lo había hecho al norte minero y ganadero. Este virus poblacional, tan sigiloso como dañino, y que ya asola a la meseta, va cobrándose terreno allá donde la vida parecía un círculo perfecto e invencible. Ni en los años más duros de la crisis se nos antojaba momento alguno para que se horadase esa fortaleza simbólica del olivo centenario y sus órbitas de vecinos y labriegos. La ciudad trituraba expectativas, fabricaba parados y entristecía sus mañanas..., pero los caseríos pintados entre blanco y verde oliva resistían de forma numantina. Y nos parecía prodigioso como el campo, entre sus perpetuos augurios de sombra,

Francisco PoyatoFrancisco PoyatoDirectorFrancisco Poyato