Tractor en una plantación de olivo
Tractor en una plantación de olivo - ABC
AGRICULTURA

El olivar en seto, un arma contra el cambio climático según la Universidad de Córdoba

Una investigación demuestra el poder de las plantaciones para capturar el dióxido de carbono

CórdobaActualizado:

La lucha contra el calentamiento global tiene en el olivar en seto un aliado. Así lo certifica un estudio de la Universidad de Córdoba (UCO), realizado sobre la plantación de veinte años de la finca El Cercado de San Luis, plantada y gestionada con el Sistema Todolivo de Olivar en Seto. La conclusión de la investigación, liderada por los expertos en Agronomía de la institución académica, es que este cultivo arroja un balance positivo de huella de carbono. Esto le permite capturar cada año una media de 46.686 kg de dióxido de carbono, el principal gas causante del efecto invernadero y del calentamiento global que padece el planeta.

El Grupo Eco-Efficient Cropping Systems de la UCO, liderado por el catedrático de Agronomía Luis López Bellido, pionero en estudiar la huella del carbono en el olivar, ha centrado su investigación en la mencionada plantación realizada por Todolivo en 1999 con la variedad arbequina. El estudio de la finca, ubicada en el termino municipal de Villarrubia, ha certificado que esta explotación ha llegado a capturar hasta 74.620 kilos de dióxido de carbono (CO2) en un año. Los resultados obtenidos, según manifestaron dicha corporación y Todolivo, son «muy buenos» a pesar de que el suelo de esta finca cuenta con una limitación físico-química que dificulta el normal desarrollo de la plantación.

Las capturas de carbono realizadas por la biomasa del olivar -parte aérea y raíces- y el suelo han superado con creces a las emisiones de dióxido de carbono derivadas del manejo, así como de los gastos energéticos ocasionados durante el proceso de elaboración del aceite de oliva virgen extra, lo que ha permitido que el balance de secuestro de carbono haya sido muy positivo.

Teniendo en cuenta que la finca tiene una media productiva de 1.797 litros de aceite por hectárea y posee 21 hectáreas plantadas de olivar en seto, la captura media neta que se produce de dióxido de carbono es de 46.686 kilos anuales por hectárea. Es decir, se capturan 1,24 kilos de CO2 por cada litro de aceite producido en la finca. Una cifra equivalente al dióxido emitido por 40 coches durante todo un año.