Ganemos Córdoba en su sede en la noche electoral de 2015
Ganemos Córdoba en su sede en la noche electoral de 2015 - RAFAEL CARMONA
LA MIRILLA

La papeleta de Ganemos

Seguro que el 26-M más de uno cogerá su papeleta pensando que votan al Ganemos pata negra

Actualizado:

Ganemos Córdoba nació de los dolores de Izquierda Unida hace cuatro años. Una especie de ensalada verde asamblearia, con remolacha podemita, pequeños tomates rojos huidos de la coalición izquierdista y un sabor a Anguita transversal como vinagre de Montilla-Moriles. Se coló en el Pleno como tercera fuerza, estuvieron a punto de formar el primer tripartito de facto, pero se echaron para atrás en aquella taberna de la Axerquía donde cocinaron los acuerdos.

Prefirieron seguir siendo estupendísimos y apoyar una investidura sin quemar el incipiente discurso dentro de la maquinaria de gobierno. Le pusieron 51 tareas a Ambrosio, que como el catecismo laico cumplía y hacía cumplir a mayor gloria del disparate. Rafael Blázquez -el hombre que especulaba con los árboles- y sus chicos no andaban muy duchos en la pragmática de Capitulares -un mundo aparte- pero se labraron un espacio que fue diluyéndose conforme maduró el mandato y la alcaldesa y García quisieron volar solos.

Sin que por segunda vez cuajara una confluencia con Pedro García y lo que queda de IU -lo cual, en parte, es comprensible-, los «ganemitas» aspiraban al sorpasso de la tradicional gauche cordobesa y armaron un partido llamado Ganemos en Común Córdoba (GCC). Y hete aquí que les apareció un clon «fake» que les ha jodido el invento. Expulsados de la carrera electoral por el juzgado y rafiticado por el Alto Tribunal..., y de vuelta a los pinos y las verdes praderas.

Más de dieciocho mil votantes que les apoyaron en 2015 buscan ahora abrigo ideológico. A poco que algunos medios y el entorno de esta izquierda ingenua han querido amplificar el berrinche, se han dado cuenta que han acabado haciendo una pequeña campañita a la candidatura fantasma que se llama Ganemos Córdoba, y que el domingo 26 de mayo aparecerá en las mesas electorales con sus papeletas y todos los perejiles. No tenemos el gusto de conocer en persona a la candidata del ente, Estrella Peso, pero a buen seguro que la jornada electoral más de uno cogerá su papeleta pensando que votan al Ganemos pata negra. Y no descarten problemas con quítame de ahí esas papeletas...