Patio de la calle Alvar Rodríguez, 8, en el barrio de San Lorenzo de Córdoba - Valerio Merino
PATIOS

Patios de Córdoba | San Lorenzo, donde las torres y la cal no desafían al cielo azul

Desde el Pozanco hasta Alvar Rodríguez, muchos representan todavía la vida más tradicional

CórdobaActualizado:

Las colas son ya el enemigo número uno del visitante de los Patios de Córdoba, que sueña con disfrutar con cierta tranquilidad de una fiesta que es siempre reposada. Por eso el primer martes, y más por la mañana, y más si se visita el norte de la Ajerquía, no hay miedo de que un aluvión estropee el recorrido. La ruta de San Lorenzo que propone el Ayuntamiento de Córdoba tiene también algo de San Agustín y vive entre campanarios.

Allí donde las casas son de una sola planta, el cielo azul es mucho más visible y los únicos elementos que se alzan son la espadaña de San Agustín y las torres de San Rafael, gemelas, y San Lorenzo. Y por ahí surge un camino que se propone en la calle Pastora, con una sinfonía de colores naturales y cuidados todo el año, y continúa por el Pozanco, allí donde los patios de vecindad todavía existen, y donde el verde tiene el color de la tradición.

Cerca se abre el patio que está en la iglesia del Juramento de San Rafael, o más bien los dos patios, uno con una buganvilla y una imagen del Arcángel, que se levantan en plenitud de tradición. Los que hagan la ruta, sin prisas aunque haya alguna visita más multitudinaria, seguirán después por un camino de cielos abiertos buscando el rosetón y la impronta gótica inconfundible de San Lorenzo. A sus espaldas está la calle Alvar Rodríguez con dos recintos, y también la de los Frailes, con ecos de la cultura árabe en los cojines bordados.

El Ayuntamiento propone volver a la calle Montero y llegar por ahí a la calle Guzmanas, donde hay otro patio que resume el espíritu de ese barrio, con la pared baja y blanca y todo lleno de colores en los geranios y las gitanillas. Los cielos sin imprescindibles en los Patios de Córdoba, y aquí se conservan.