Pedro García, durante la noche electoral de las pasadas municipales en Córdoba
Pedro García, durante la noche electoral de las pasadas municipales en Córdoba - Roldán Serrano
POLÍTICA

Pedro García se cura con un viaje a Cuba de los peores resultados de IU en Córdoba

El coordinador provincial de la coalición recibe el premio Atila de los Ecologistas

CórdobaActualizado:

Anomalía histórica fue un sintagma con el que el PSOE quiso explicar el motivo por el cuál en Córdoba el partido más votado era Izquierda Unida. Duró la anomalía hasta 2015, cuando por fin los socialistas lo superaron, y se ha confirmado con los últimos resultados. En 2007, cuando Rosa Aguilar pudo conservar la Alcaldía con otro pacto con los socialistas, Izquierda Unida tuvo en Córdoba capital 51.982, que correspondían a 11 concejales.

En 2019, con Pedro García como candidato, IU se ha quedado en 15.656 y tres concejales, sus peores resultados desde 1979. Los militantes y votantes no han conocido lo que piensa su coordinador provincial, hasta ahora primer teniente de alcalde y delegado de Urbanismo en el cogobierno junto al PSOE. El lunes de Feria, el día posterior a las elecciones, acudió a la Feria.

En la oposición

A partir del martes, decidió curarse las heridas con un viaje a Cuba, para regresar este miércoles 5 de junio, en que ha reaparecido. No había nada que negociar porque reeditar un pacto de izquierdas era matemáticamente imposible, pero todavía queda el análisis de unos resultados que hacen que dejan a la que fue gran referencia de la izquierda casi como un grupo minoritario en el Ayuntamiento de Córdoba. A partir de ahora le queda trabajo en la oposición que tendrá que liderar Isabel Ambrosio y probablemente responder a las preguntas de los suyos.

El recibimiento que se le da desde una organización no precisamente antagónica no es bueno. Ecologistas en Acción le ha distinguido con el premio Atila, a quienes «hayan destacado por acciones contrarias al medio ambiente». El motivo es no haber conseguido lo que fue una de las fijaciones de su mandato: el cierre de Cosmos.

Ecologistas considera su gestión «nefasta» por no impedir la «quema de residuos perjudiciales para la salud de los cordobeses». «Ha tenido nada menos que cuatro años para impedir que tengamos una incineradora en mitad de la ciudad consolidada y densamente habitada, cerca de colegios, institutos y viviendas», según la organización de ecologistas.