Un rincón del patio de la calle Pedro Verdugo, 8
Un rincón del patio de la calle Pedro Verdugo, 8 - ESTRELLA FERNÁNDEZ-MARTOS
ACUARELA Y TINTA

Pedro Verdugo, 8

Es uno de los recintos más escondidos de la ruta Regina-Realejo, que destaca por su pozo árabe

CÓRDOBAActualizado:

Uno de los patios más escondidos de la ruta Regina-Realejo es el de la calle Pedro Verdugo. Allí nos recibe María Ángeles, que nos cuenta que atiende el patio desde que se casó. Un patio accesible, presidido por un pozo árabe blanco, rodeado de geranios, cinerarias, helechos y gitanillas. En uno de los laterales, una fuente. Al fondo del patio llama la atención de los visitantes una orquídea azul, que centra la charla en el sistema de tintado de la planta desde el agua de la que bebe.

Un grupo de jóvenes entra y se entretiene en mirar cada tipo de maceta con detalle, como si quisieran aprender todo lo posible de cómo cuidarlas y memorizar qué plantas son de sol y cuáles de sombra en función de cómo están situadas en el patio. Cuando estamos pocas personas al mismo tiempo, es inevitable que se crucen las conversaciones y terminen siendo, momentáneamente, una sola. Una señora le comenta a su acompañante que no consigue que le luzca determinada planta. Amablemente, se incorpora un señor para decirle qué abono puede ser más adecuado y un tercero concreta que las horas de sol que mejor le van son las de la mañana, que resisten el calor, sí, pero con un poco de mimo en la temperatura lucen mejor. Y los demás, desde fuera del recién formado grupo, miran intentando adivinar a qué tipo de planta hacen referencia, pues teniendo en cuenta dónde se han parado, bien podría ser cineraria, geranio o gitanilla. U otra que desde este rincón no se ve. Pero nadie más interviene. Vuelve cada uno con sus acompañantes, los acentos se reagrupan y los susurros vuelven al patio, que aún es media tarde y el calor ya aprieta.