Turistas en uno de los patios participantes en el último concurso
Turistas en uno de los patios participantes en el último concurso - VALERIO MERINO
TURISMO

Las pernoctaciones subirán casi un 7 por ciento en Córdoba en el Mayo Festivo

La Junta de Andalucía calcula que los cinco primeros meses se saldarán con una subida del 6,9%

CÓRDOBAActualizado:

El sector hotelero de Córdoba puede seguir respirando con alivio: los síntomas de mejoría del primer bimestre se prolongarán los siguientes meses, lo que incluye la temporada alta, según las previsiones de la Junta de Andalucía. Esto tiene especial importancia después de que en 2018 se rompiera la línea ascendente que llevaba el turismo en Córdoba.

El último informe mensual de movimiento hotelero de Andalucía de la Consejería de Turismo acaba de aportar sus cálculos para el quinto mes del año marcado en el sector en Córdoba en rojo —es el Mayo Festivo en la capital, que aquí es el motor de esta área de actividad—. Sus estimaciones son que en dicho mes se alcanzarán las 222.000 pernoctaciones, lo que supondría, de materializarse esa estimación, un crecimiento interanual del 6,7%.

Esto permite también hacer un balance de la temporada alta, abril y mayo. En sus ocho semanas, se espera que la provincia sume 444.000 noches de alojamiento, que es un 11% más que en la de 2018. Pero hay que tomar el dato con cautela. Viene dopado por el efecto calendario de la Semana Santa. En 2019, este ciclo festivo cae en abril, pero el año pasado se desarrolló en marzo (el Domingo de Resurrección fue el 1 de abril), algo que no se puede olvidar a la hora de hacer las comparaciones interanuales.

Más fiable es el guarismo de los cinco primeros meses. Turismo calcula que crecerán un 6,9%, porque prevé que se contabilizarán 865.000 pernoctaciones en hoteles, hostales y pensiones, que serían, en números redondos, 56.000 más que las registradas en el mismo periodo de 2018.

Esa cantidad se logra al sumar a las pernoctaciones ya registradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en enero y febrero las que calcula la Junta que se producirán en marzo, abril y mayo. Luego, se cruza con el número de noches de alojamiento contabilizadas en los cinco primeros meses del pasado año, también según el INE.

Que se estime por los expertos de la Junta este crecimiento tiene especial importancia. Porque el pasado ejercicio se dio en Córdoba un descenso interanual de las pernoctaciones hoteleras (2,1%). Se quebró así un trienio de subidas. Eso sí, las caídas han sido lo menos habitual en la década 2009/2018: sólo tres ejercicios arrojaron bajada.