La inacabada Ronda Norte
La inacabada Ronda Norte - ARCHIVO
MUNICIPAL

El PGOU de Córdoba pasa página con equipamientos pendientes

Solo la Ronda de Poniente y el Aeropuerto se han desarrollado frente al resto de sistemas generales que languidecen o se han abandonado

CÓRDOBAActualizado:

Si lo que se ha planteado en el debate político es que la ciudad de Córdoba tiene un exceso de suelo urbanizable, el capítulo del Plan General de Ordenación Urbana que se va a reformular es el de los sistemas generales, esos equipamientos necesarios para la calidad de vida de la ciudad. Parques, avenidas, circunvalaciones y, en general, todo lo que hace posible la vida en comunidad. El PGOU de 2001-2003 pasará a mejor vida con la mayor parte de inversiones previstas sin desarrollar. Aquel documento se cifró en cerca de 80.000 millones de pesetas de la época de la que algo más de la mitad correspondían a este tipo de actuaciones, algunas de las cuales —las de mayor presupuesto— nunca se llegaron a cuantificar.

El Plan General diseñó tres tipos de sistemas generales en función del suelo en el que se ubicaban: los vinculados al suelo programado (los planes parciales), los que estaban anexos a terrenos no programados y los que estaban directamente en el régimen del no urbanizable, generalmente infraestructuras de gran calado. Un repaso a lo establecido y a la realidad permite llegar a la conclusión. La mayor parte de las actuaciones previstas ni se han iniciado y algunas de las comenzadas no se han concludo.

Parque de la Asomadilla

Como la lista de lo hecho es la más corta, conviene resaltar que la Ronda de Poniente y el parque de la Asomadilla son, prácticamente, los dos elementos de gran calado que se han realizado en su integridad. El primero fue objeto de una negociación con las promotoras para conseguir el suelo de la carretera y de una fuerte inversión por parte de la Junta. El parque de la Asomadilla se llevó a cabo por fases con dinero municipal y alguna colaboración puntual de la Consejería de Medio Ambiente. En el listado de sistemas generales realizados, hay que dejar constancia de iniciativas de menor calado que se han realizado, como el nuevo acceso a la barriada del Ángel que, en términos presuespuestarios, se encuentran a años luz de lo establecido.

Una buena parte del capítulo de inversiones se ha iniciado pero no se encuentra desarrollado en su totalidad. Es el caso del Parque Logístico del que solo se ha desarrollado la primera fase y que no cuenta con el carácter intermodal que le imprimió el PGOU con el objetivo de incrementar el papel de Córdoba como centro de intercambio de mercancías. Tras cerca de cien millones gastados en el aeropuerto de Córdoba, el plan director se ha desarrollado en una parte bastante pequeña y quedan por realizar inversiones en materia eléctrica para que la ampliación de la pista pueda ser usada en su totalidad. Del mismo modo ocurre con la Variante Oeste, que solo se ha ejecutado la mitad de lo que el PGOU dejó pintada como infraestructura de alivio a los tráficos pesados. El Consistorio se encuentra en estos momentos con las últimas expropiaciones para la ampliación y modificación urbana de la carretera de Trassierra.

El debate de las circunvalaciones es otro de los debes del Plan General

El sistema de circunvalaciones es otro de los grandes debes. El Plan General se encontró con la parte Este cerrada por el Ministerio de Fomento y la Ronda de Poniente, como se ha dicho, desarrollada. Sin embargo, el cierre del anillo norte (la famosa Ronda Norte, tanto la anunciada por la Junta como la que tienen que desarrollar empresas privadas) ha sido un fiasco. También lo ha sido el cierre sur. El Plan General planteó la ejecución de la llamada Alternativa V, que se lleva el trazado de la Autovía de Andalucía más al Sur para dejar la actual carretera como ronda urbana. Los problemas de la recientemente realizada variante de Porcelanosa —con unos tráficos no previstos y atascos constantes— más la elevada siniestralidad de determinadas salidas han significado que ese debate sigue más vivo que nunca.