Una de las obras que pueden verse en la exposición de Gómez Losada en Málaga
Una de las obras que pueden verse en la exposición de Gómez Losada en Málaga - ABC
Cultura

El pintor cordobés Gómez Losada expone su obra en el CAC malagueño bajo el título de «Romanza»

La treintena de obras que ha trasladado a la capital de la Costa del Sol tienen a la figura humana como protagonista

CórdobaActualizado:

El pintor Miguel Gómez Losada (Córdoba, 1967) será uno de los grandes protagonistas de la nueva temporada museística de Málaga, ciudad que se ha convertido en los últimos años en uno de los focos de la creación plástica del Sur de Europa. El artista cordobés llegará allí con su exposición «Romanza», un repaso a su pintura más reciente. La muestra se inaugura mañana viernes en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) y lo hace bajo el comisariado de Fernando Francés, director de este museo municipal y uno de los personajes fundamentales de la revolución cultural que ha vivido la Costa del Sol. Para Gómez Losada, hijo del pintor Marcial Gómez y activo dinamizador cultural desde los 90 con varias exposiciones en su haber, es la primera ocasión de exhibir su obra en un museo. Tal hecho supone sin duda un salto cualitativo en una producción siempre en marcha y que nunca ha dejado de crecer bien sea en Córdoba o en ciudades como Málaga, Sevilla o Madrid, en la que actualmente tiene su estudio el pintor.

Gómez Losada explica al respecto que al CAC malagueño llega con una treintena de obras de técnica variada y en las que la principal característica es el protagonismo absoluto de la figura humana. Una pintura que el artista define como «muy teatral, muy de ficción» y que se nutre de una evidente sordina romántica. «Me gusta pensar mi pintura como un ritual sobre el paso del tiempo», desvela Gómez Losada. Una especie de escenario pictórico cargado de atmósferas y en el que trata de condensarse ese todo inaprensible que es la vida humana. El pintor lo ve «como una celebración de la existencia» emparentada en cierto modo con películas como el clásico sueco «Fanny y Alexander», que Ingmar Bergman rodase a inicios de los 80. «Mis personajes son intemporales, ni de hoy ni de ayer, y en realidad los planteo como fantansías, como ensoñaciones, que en el fondo es lo más antiacadémico que pueda existir», afirma el pintor.

Punto de inflexión

La exhibición de «Romanza», título que alude a ese aroma romántico que envuelve la pintura de Gómez Losada, supone un punto de inflexión en su obra, una especie de estación de destino del proceso que inició tras finalizar, allá por 2011, el gran fresco suyo que se puede disfrutar en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba. Hasta entonces había ahondado el artista en los motivos vegetales y naturales, muy característicos también en la obra de su padre, pero a partir de aquel momento entendió que en esa vía estaba ya todo aprendido y había que avanzar sin demora.

Fue entonces cuando comenzaron a dominar las figuras humanas en su obra mientras que en los fondos de sus cuadros se mantenían a modo de atmósfera muchas de las técnicas aprendidas durante la etapa anterior. «Romanza» es por ello una especie de resumen, de compendio, en el que que se muestra el poso de casi tres décadas dedicadas de forma central a la creación pictórica. Gómez Losada no lo ve sin embargo como el final de una etapa sino como el comienzo de una vía en la que aún le queda «mucho por explorar».