Julia Figueroa, en acción
Julia Figueroa, en acción - ABC
JUDO

Una plata agridulce para Julia Figueroa en Rusia

La cordobesa pierde en la final con una dudosa decisión ante la argentina Pareto

CórdobaActualizado:

La cordobesa Julia Figueroa ha completado su participación en el Grand Slam de Ekaterimburgo con una meritoria medalla de plata, que le permitirá seguir subiendo puestos en la carrera por estar en los Juegos de Tokio, ya que viene a sumarse al oro conquistado hace siete días en Marrakech. Con todo, el desenlace tuvo su cierta polémica atendiendo a que el combate final con Paula Pareto se saldó por una amonestación que se podría entender como cuestionable.

Con todo, la judoca argentina es una de las grandes dominadoras del concierto mundial en los últimos años y número 5 del ranking de la IJF así lo atestigua. La cordobesa no se dejó intimidar por la argentina, quien intentaba llevar la iniciativa, si bien su defensa le costó una penalización. Y así siguió la contienda hasta llegar al límite de los cuatro minutos.

Por lo tanto, y siguiendo la tendencia de toda la mañana, Figueroa llegaba de nuevo al «Golden score». Eso sí, lo hacía con otro «sido» (una segunda advertencia) por parte de los jueces. En esa segunda manga, Figueroa pasó al ataque e intentó forzar alguna que otra inmovilización sobre Pareto, pero no culminaba. Ahora, la argentina era la que se protegía y eso le costaba una segunda amonestación. Por lo tanto, ambas estaban en riesgo. En un lance de la suramericana, Figueroa fue de nuevo amonestada y eso le costó el combate.

Tras quedar exenta en la primera ronda de la competición, ha tenido que lidiar con una dura competición. No en vano, para entrar en el combate por la medalla de oro tuvo que sacar adelante los anteriores con el «Golden score». Es decir, haciendo una puntuación en el tiempo extra.

El primero de ellos fue ante la kazaja Nauatbek, quien trabó el combate desde el primer momento y puso en serias dificultades a la cordobesa. Después, en cuartos de final, esperaba la serbia Nikolic, a la que venció gracias a una gran maniobra que acabó en ippon. Y de similares características fue el combate de la semifinal ante la rusa Dolgova, a que pudo ejecutar una llave que acabó en wazari, puntuación de menor rango pero suficiente para confirmar el estado de plenitud.