José Balmón posa con una de sus esculturas
José Balmón posa con una de sus esculturas - ABC
Instituciones

Polémica presencia de un cabecilla del Grapo en un acto del Ayuntamiento de Córdoba

Vox denuncia la participación de José Balmón, encarcelado por dos secuestros y vinculado a la muerte de cuatro personas

CórdobaActualizado:

Vox Córdoba ha condenado en un comunicado «la participación de un exgrapo en un acto organizado por el Ayuntamiento de Córdoba». Así lo ha manifestado Rafael Saco, que quiere que la alcaldesa Isabel Ambrosio explique «qué criterios se han seguido a la hora de seleccionar a esta persona, José Balmón Castell, en lugar de a otra, porque desde luego no creemos que sea un ejemplo de vida una persona condenada por pertenencia a banda armada».

Según explica el vicepresidente de Vox en Córdoba, Balmón tuvo «incluso la desfachatez» de empezar su intervención diciendo que «no soy un obrero al uso, sino que para mí es un orgullo y no me arrepiento de nada, ni digo lo siento».

Balmón fue uno de los últimos miembros del Grapo (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) y también uno de sus líderes. Además, ayudó a fundar en la clandestinidad el sindicato Comisiones Obreras en 1968.

Balmón Castell, nacido en la pedanía de La Herrería, en Fuente Palmera, en 1942, pasó varios periodos en la cárcel desde los años 80. Desde los años 70 estuvo vinculado a la fábrica de la Electromecánica, motivo por el que fue homenajeado ayer.

Balmón, detenido en 1984
Balmón, detenido en 1984 - ABC

Delitos

José Balmón Castell fue condenado por delitos como pertenencia a banda armada, tenencia ilícita de explosivos y dos secuestros, y se le vincula directamente con la muerte de al menos cuatro personas, tal como publicó en su día ABC Córdoba.

Ésta no es la primera polémica que tiene un gobierno socialista con el terrorista José Belmón. En el año 1999, el Ayuntamiento de Fuente Palmera, dirigido por el socialista Antonio Guisado, encargó al miembro del Grapo, que por entonces pagaba condena en el penal Sevilla II, una escultura dentro de un programa de reinserción de presos. Aquella escultura, de la que sólo se conoció en principio un boceto, estaba valorada en 300.000 pesetas de entonces (unos 1.800 euros).

En febrero del año pasado, Balmón volvió a ser el centro de la polémica por su participación en un acto de homenaje a miembros del Grapo celebrado en un edificio municipal de Málaga «okupado». Aquel acto tuvo que ser cancelado por la presión ciudadana, algo que no ha ocurrido en Córdoba.

Rafael Saco ha valorado como el hecho como «muy grave porque ese acto era de todos los cordobeses y para todos los cordobeses y no creemos que la sociedad respalde ni comparta este tipo de actitudes».

Este homenaje, organizado conjuntamente por las delegaciones de Presidencia (que ocupa el PSOE) y de Participación Ciudadana (a cargo de IU), contó además con la presencia de la alcaldesa, «por lo que suponemos que conocía y apoyaba esta decisión aunque bien es cierto que abandonó el acto antes de su intervención», recordó Saco.