Pedro García, presidente de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba, en la presentación de las obras de la avenida de Trassierra, que sigue sin licitar
Pedro García, presidente de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba, en la presentación de las obras de la avenida de Trassierra, que sigue sin licitar - Rafael Carmona
AYUNTAMIENTO

Polémicas, licencias atascadas y problemas en la plantilla lastran la Gerencia de Urbanismo de Córdoba

La gestión de Pedro García aviva el problema en un ente clave para la política municipal

CórdobaActualizado:

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba se lleva los titulares en 2019 por el retraso en la concesión de licencias. Pero es sólo la descomunal punta del iceberg de la mala gestión del edil del ramo, Pedro García (IU). El malestar empresarial por las demoras quedó patente en el verano de 2017. Entonces, tras una reunión con CECO, García anunció medidas como el refuerzo de personal; el recurso a la administración electrónica o una ordenanza para agilizar los permisos. Sin embargo, el 30 de abril de 2018, ABC sondeó a las patronales Construcor (construcción) y Hostecor (hostelería) y a los Colegios de Arquitectos y Aparejadores. Éstos no veían mejora alguna.

La polémica alcanzó tal dimensión que, un día después de dicha publicación, la alcaldesa, la socialista Isabel Ambrosio, anunció que tenía lista una ordenanza para acelerar la concesión de licencias. Con ese caldo de cultivo se entiende mejor que el 17 de enero de 2019 se produjera un movimiento inédito en la ciudad. Los colegios de arquitectos, aparejadores y arquitectos técnicos, ingenieros [técnicos e industriales] y abogados, que representan a miles de profesionales, denunciaron públicamente una situación «insostenible» con los permisos. Por ejemplo, alertaban de que «los plazos para la licencia de obras superan, en el mejor de los casos, los 12 meses y es normal llegar a 18 o más». Las distintas promesas no arreglaron nada.

Reducción de plantilla

El mantra del edil de Urbanismo para eludir su responsabilidad es indicar que, tras la reducción de la plantilla en la Gerencia el pasado mandato para bajar su gasto, hay insuficiente personal, y que están limitadas las incorporaciones por las normas estatales de gasto público. Hay hechos que le contradicen. Según los presupuestos de Urbanismo, su personal ha descendido este mandato. De 134 plazas cubiertas y nueve vacantes reflejadas en las cuentas de 2016 se ha pasado a 120 trabajadores y 23 plazas libres en las de 2019. Para este año, se consignan 8,7 millones al capítulo de personal. Todas las vacantes se catalogan como de funcionarios, dado que otro problema de Urbanismo, como está alertando la Secretaría del Pleno, es que sólo ellos pueden participar en la elaboración de las decisiones administrativas.

Urbanismo no ha sido tampoco un dechado de virtudes en la gestión de proyectos. Con actuaciones que se anuncian, en ocasiones cuando aún no se dispone del dinero, y se demoran. Un retraso llamativo es el de la segunda fase de la avenida de Trassierra (893.000 euros), que tuvo foto de García en abril de 2018 anunciando sobre el terreno una obra que debía estar hoy acabada, pero ni se ha licitado. Algo similar pasó con el Parque del Canal. El edil de Urbanismo presentó en mayo a los vecinos de la zona Noroeste la primera fase (350.000 euros), que iba a estar lista a principios de este año y ni se ha licitado. Vuelve a aparecer en los presupuestos de Gerencia de 2019. Y la obra estrella de la Gerencia, el tramo municipal de la Ronda Norte, no va a velocidad de autopista. En diciembre de 2017, anunció que para el verano de 2018 se retomarían los trabajos, parados desde 2008. Hoy están adjudicados (6,7 millones), pero su inicio está pendiente de resolverse el contrato de la dirección de obra.

Cuando Urbanismo ha querido, sí ha puesto el turbo. Pasó en la licencia del controvertido tanatorio municipal. Un técnico rechazó su concesión. Fue apartado y dicho expediente lo tomó un alto cargo y en 11 días quedó listo para otorgarse. Velocidad ha tomado igualmente una superficie comercial en la Carretera de Palma. La presentó a bombo y platillo García en septiembre de 2018. Pues bien, se acaban de autorizar sus obras. Es un tiempo récord. Lo habitual en Urbanismo es que los proyectos se eternicen mucho o muchísimo. García ha centrado esfuerzos en otras batallas, como la de la cementera Cosmos, si bien está en horas bajas. La ha sometido a un cerco para que no valorizara (quema de residuos no peligrosos para generar combustible de consumo interno), pese a tener permiso de la Junta, la Administración competente.