El agente Rafael Prieto vistiendo su uniforme para reincorporarse a la Policía
El agente Rafael Prieto vistiendo su uniforme para reincorporarse a la Policía - @rafaprieto87
SOCIEDAD

El policía nacional de Córdoba con una pierna biónica se incorpora a su nuevo puesto

Afirma que de este modo se cumple su sueño después de que los tribunales revocaran la decisión del Ministerio del Interior de jubilarle con 31 años

CÓRDOBAActualizado:

El policía nacional de Córdoba Rafael Prieto, al que jubilaron por tener una pierna biónica, se ha incorporado a su nuevo puesto en el área de Participación Ciudadana de la Comisaría de Córdoba. Esto es para el agente «cumplir un sueño» después de que los tribunales le dieran la razón y obligaran al cuerpo a reincorporarle.

«¿Quién dijo que los sueños no se cumplen? Quien te diga que no vales, que no eres capaz, que no lo conseguirás... solo dile: tú eres mejor, tú puedes y tú lo conseguirás», ha publicado Prieto en su cuenta de Instagram acompañando a una foto visitiendo de nuevo su uniforme. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con el agente pero la dirección de comunicación del Cuerpo Nacional de Policía ha denegado cualquier entrevista con Prieto desde que vuelve a ser agente activo.

El policía ha agradecido en su publicación a todos los que han compartido su caso y le han apoyado en «esta aventura». Fue en 2015 cuando Prieto, entonces destinado en la comisaría de la localidad cordobesa de Lucena, sufrióun grave accidente de moto fuera del horario laboral y perdió una pierna. Casi dado por muerto, este agente permaneció cinco días en la UCI en coma inducido.

Tras recuperarse en planta a una velocidad que sorprendió a los propios médicos, el tribunal médico de la Policía decidió que debía pasar a segunda actividad al menos un año y luego revisarían su caso. Prieto contaba con una prótesis que le permitía incluso practicar todo tipo de deportes y no se conformó con esta decisión. Pero entonces el tribunal decidió que debía jubilase y él, movido por su profunda vocación de servicio, decidió llevar su caso hasta la Audiencia Nacional que le ha dado la razón en una sentencia pionera. «Eres historia viva de este cuerpo», le comentan en su publicación.

Sus palabras de emoción llegan en el día que Prieto llevaba tiempo imaginando como el «más feliz» de su vida. Empieza «atareado», conociendo compañeros, ubicando sus pertenencias en un puesto que ha conseguido según sus palabras con «sacrificio» y «constancia». Es «mi primer dia del resto de mi vida», etiqueta en su fotografía.