Santiago Posteguillo, con José Calvo Poyato, durante su participación en el Foro Cultural de ABC Córdoba - Valerio Merino
FORO CULTURAL ABC

Posteguillo, en Córdoba: «Julia Domna fue lo bastante sabia para rodearse de asesores inteligentes»

El último Premio Planeta habla en el Foro Cultural de ABC sobre su última novela

CórdobaActualizado:

Santiago Posteguillo escribió sobre Escipión y sobre Trajano, y ahora su persona es Julia Domna, esposa del emperador Septimio Severo y una mujer muy relevante. A ella le ha dedicado su última novela, «Yo, Julia», con la que ha ganado el premio Planeta, y de ambas, de la emperatriz y del libro, ha hablado este jueves en Córdoba, en el Foro Cultural de ABC.

La cita, patrocinada por la Fundación Cajasur, ha llenado totalmente el salón de actos de la entidad en Gran Capitán, en consonancia con el prestigio que el escritor tiene entre los lectores, y en ella Santiago Posteguillo ha explicado cómo su nuevo personaje tiene algo en común con los anteriores, y es haber estado en segundo plano. «Aníbal es más conocido que Escipión, aunque este venció; el Imperio llegó a su máxima extensión con Trajano, y no es bastante conocido, y Julia tampoco lo es, y es un personaje que transforma la historia, que interviene», ha dicho.

Por eso se ha dedicado a ella en este libro, y ha explicado las reticencias que había en el Imperio con las mujeres de origen oriental. «Julia era una mujer muy inteligente y culta, que hablaba varios idiomas, y que fue lo bastante sabia como para rodearse de asesores inteligentes, a veces más que ella», ha recordado. Eso sí, venía de Siria, y había prevención a las mujeres que llegaban de oriente desde la época de Cleopatra y su influencia en Marco Antonio y Julio César.

Público asistente al acto en el salón de actos de Cajasur en Gran Capitán
Público asistente al acto en el salón de actos de Cajasur en Gran Capitán - Valerio Merino

Septimio Severo, su marido, no cedió a las presiones y no la repudió, y el suyo fue «el único matrimonio imperial por amor en 200 años». La novela comienza con la turbulenta etapa de Cómodo, a quien retrata como «un trastornado» y con el periodo que surgió después, cuando las legiones debían decantarse por alguno de los tres candidatos, y Septimio tenía la astucia de Julia para aconsejerla, entre otras circunstancias.

Por las páginas de esta novela, que tendrá continuación, se asoman personajes reales tan importantes como el médico Galeno, con el que le unía gran amistad. Ha hablado también sobre el título, un homenaje al «Yo, Claudio», de Robert Graves, tras la visita al despacho desde el que trabajó en Mallorca el escritor.