Isabel Ambrosio y Antonio Ruiz, en un encuentro
Isabel Ambrosio y Antonio Ruiz, en un encuentro - Valerio Merino
Política

El PSOE de Córdoba no se da por desautorizado tras el revolcón de las listas

El secretario general de los socialistas, Antonio Ruiz, afirma que solo podía actuar así

CórdobaActualizado:

La dirección del PSOE de Córdoba no se ha visto particularmente desautorizada tras la determinación del comité federal, que dirige Pedro Sánchez, de darle un revolcón a saco a las listas que presentará este partido a las dos próximas elecciones convocadas, las que decidirán la composición del Congreso, el Senado y el futuro del Ayuntamiento de Córdoba.

El secretario provincial y presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, ha explicado que la ejecutiva provincial, que ha sido la enmedada, solo podía haber actuado de esa manera dado que se responden a los procedimientos y normas que se otorgó el partido. El sistema se rige por votaciones no vinculantes de los militantes y la decisión definitiva en dos escalones: la de la ejectiva provincial y la del comité federal de listas.

El PSOE de Córdoba se ha visto entre dos batallas, una externa y otra intestina. La externa era la determinación de Susana Díaz de no permitir que el partido en Madrid le dictara la totalidad de las listas. La interior consistía en la reclamación de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, de que se le permitiera elegir a sus colaboradores en el próximo mandato. Ambas peleas la ha ganado el estamento más poderoso, el comité federal, que le dio la vuelta a las listas como en calcetín. El único superviviente ha sido el diputado Antonio Hurtado.

El máximo responsable de los socialistas cordobeses aseguró que se ha de tomar nota, como ha propuesto Susana Díaz, pero con el objetivo de mejorar los mecanismos internos. El PSOE tiene un debate abierto sobre el refrendo de la militancia por votaciones internas y la libertad de designación que reclaman sus altos cargos cuando llegan las convocatorias electorales para contar con personas afines, tengan o no el respaldo de los militantes.

Ruiz se esforzó en asegurar que, acabadas las refriegas internas, ahora todas las listas son las del Partido Socialista y que la estructura se va a volcar en que se consigan los mejores resultados en las próximas elecciones.