Dolores Amo, en un Pleno de la Diputación del año pasado
Dolores Amo, en un Pleno de la Diputación del año pasado - Valerio Merino
Política

PSOE e IU vetan a todos los partidos en la provincia de Córdoba

Ambas formaciones se comprometen a impedir los gobiernos locales incluso de partidos independientes

CórdobaActualizado:

PSOE e IU alcanzaron ayer un acuerdo de aplicación en toda la provincia que, en la práctica, supone un veto a todas las demás fuerzas del espectro político salvo Podemos (que únicamente tiene dos concejales en la capital). Ambas formaciones se comprometen a pactar únicamente entre ellas mismas, dejando fuera de cualquier negociación para las alcaldías incluso a Ciudadanos, con el que ha habido acercamientos en la capital, y a los partidos independientes.

Según el comunicado, IU y PSOE se apoyarán mutuamente en aquellas localidades donde uno de los dos haya resultado el más votado. El principal beneficiado de un acuerdo provincial como éste es el PSOE, que retendrá o se hará con las alcaldías de municipios relevantes por su peso en población o recuersos económicos, y que aún estaban en el aire.

En esta situación se encuentra, entre otros, Lucena, Hinojosa del Duque, Palma del Río, Puente Genil o Rute. En todos ellos el PSOE ha sido la fuerza más votada, pero no lo suficiente como para gobernar en solitario. El pacto de ayer garantiza un alcalde socialista en estos y otros municipios.

Alcaldías para IU

Izquierda Unida sólo sale se beneficiará en cuatro localidades cordobesas: Castro del Río, Fernán Núñez, Villaralto y Pedro Abad, que contarán con alcalde de la formación de izquierdas a partir del próximo sábado.

El pacto está firmado porSebastián Pérez, responsable provincial de Organización de IU, y Dolores Amo, vicesecretaria general de Política Municipal del PSOE-A de Córdoba. Y entre sus líneas se incluye un claro veto a todos los demás partidos. Textualmente, el documento asegura que «en ningún caso, ni el PSOE ni IU harán posible que se constituyan gobiernos municipales con la participación activa o pasiva del PP, C's, Vox o cualquier grupo independiente». También prometen «no llegar en ningún caso a acuerdos con representantes de otras fuerzas políticas de derechas o independientes».

El veto al PP y a Vox parecía obvio, pero no lo es tanto el de Ciudadanos, al que los socialistas han cortejado en la capital para evitar ver a José María Bellido (PP) como alcalde. Ciudadanos es clave para cimentar algunas -pocas- alcaldías de la provincia.

En Baena, por ejemplo, el PSOE necesita el apoyo naranja si no quiere depender de Luis Moreno, exregidor socialista que ha fundado su propio partido. Y en ese caso, tendría que apoyarse en un partido independiente. Otra alternativa sería que los partidos despreciados, los independientes de Moreno y C's, den su apoyo al PP, que así tendría mayoría suficiente.

El desplante de PSOE e IU a las formaciones independientes también puede tener consecuencias inesperadas. En Peñarroya-Pueblonuevo, los socialistas necesitan el apoyo de UDPñ, pero reclamar sus votos iría en contra del espíritu del pacto aprobado ayer; los independientes tienen la opción apoyar al PP para obtener mayoría absoluta.

En La Victoria y Villa del Río son los independientes quieren requieren el apoyo de otros partidos. En el primero podría bastar con los concejales del PP, pero en la localidad ribereña IU y PSOE se unirían, si se cumple el acuerdo al pie de la letra, para desbancar a la formación más votada, Unide.

Finalmente queda el caso de Montoro, donde IU firmó alegremente un acuerdo con los independientes para garantizarles su apoyo a la alcaldía pasando por encima de los socialistas. Aquel pacto apenas duró unas horas: IU se vio obligada a desdecirse anoche mismo, justo el mismo día en que ambas direcciones provinciales firmaban el nuevo acuerdo que dejar fuera los independientes.