El pontanés Julián Estrada durante su actuación en el festival
El pontanés Julián Estrada durante su actuación en el festival - Virginia Requena
Música

Puente Genil canta un homenaje a la figura flamenca de Perico Lavado

El municipio celebró el miércoles su peculiar festival musical, con la presencia de numerosos artistas de la localidad

Puente GenilActualizado:

Noche flamenca donde las haya. Hasta pasadas las cuatro y media de la madrugada las tablas del colegio Agustín Rodríguez de Puente Genil vibraron de arte, quejío y poderío flamenco ante la mirada del maestro Antonio Fernández Díaz, «Fosforito», que resistió hasta el final del evento, como un cabal que es.

El 53 Festival de Cante Grande Fosforito se dedicó, en la noche del 14 de agosto, a la figura flamenca local de Perico Lavado, conocido popularmente por los estilos de abandolaos que cantaba y que se prodigan muy poco en la actualidad.

Sus hijos y nieto, presentes en el evento, le brindaron una copa al cielo y le dedicaron a la organización unas emotivas palabras de agradecimiento. Al festival asistieron más de mil aficionados llegados desde distintos puntos de la provincia para darse cita en la calurosa noche.

Finalizado el tributo, se subieron a las tablas Fosforito, el alcalde del municipio, la concejala de Promoción del Flamenco, la diputada de Cultura, el parlamentario de Ciudadanos por Córdoba y distinguidos presidentes y representantes de peñas flamencas andaluzas, así como varios familiares y amigos del artista pontanés.

El flamencólogo Juan Ortega, presentador del festival calificó a Pedro Lavado como «uno de los hijos más prominentes en el acervo popular», el cual «desde el tablao de la Gloria o su celestial taberna, abrirá un visillo, guiñándonos en el fulgor de alguna estrella». Ortega realizó estas declaraciones durante la entrega de los reconocimientos que el Ayuntamiento realizó a los familiares del cantaor.

Abrió la noche el cantaor Miguel Lavi, quien destacó de su actuación la segunda parte de su repertorio con una soleá de Jerez en la que se movió como pez en el agua. La continuó el pontanés Julián Estrada, con un equipo de palmeros (los hermanos Gamero) percusión, y guitarristas que bordaron las cantiñas y «tientos» geniales. El cantaor le dedicó a su paisano homenajeado fandangos y terminó en vivo, sin micrófono, bordando el fandango ante un público que le reclamaba un bis y se rindió cantando temporera por Pedro Lavado. Una noche de éxito para el maestro.

Arcángel en el escenario del festival
Arcángel en el escenario del festival - V. R.

Tras él, subió al escenario del Agustín Rodríguez la figura flamenca y la voz seca de Arcángel, quien volvió al pontanés con extraordinarias soleares y dando muestra del dominio que tiene por los fandangos de onubenses.

La segunda parte del festival la protagonizó el cuadro flamenco de Yolanda Osuna, «impresionante con mantón de manila». Arropada por su grupo artístico, bailó unos fandangos compuestos por su marido Bernardo y dedicados nuevamente a Perico Lavado. La segunda parte que vistió con traje verde y la bordó acompañada de la guitarra de Manuel Pérez y del cante de Manuel Soto, Bernardo Miranda y Jesús Corbacho

Tras ella, el segundo pontanés de la noche, el maestro David Pino, dio detalles de maestría. De él cabe destacar la pasión que le puso a los cantes que dedicó a su otrora paisano, Perico, se arrancó por milongas, tangos, y sentidas seguirillas.

David Palomar subió al escenario antes de las cuatro de la madrugada y con mucho arte inmovilizó al público con alegrías de Cádiz, bulerías personales y tanguillos. El toque de la guitarra maestra fue excepcional y cautivó a los asistentes por el derroche, también de expresividad y arte, puso una guinda de oro al pastel con el pontanés levando cerca de las cinco de la madrugada reclamando otro cante.

El marco bajo el que se desarrolló el Festival de Cante Grande fue unacreación del artista de Puente Genil Mario Quero, quien montó un excepcional escenario, además de firmar el cartel para esta edición del festival, en el que, como no podía ser de otra forma, tiene un gran protagonismo el busto del pontanés Perico Lavado.