Francisco Cano, propietario del bar Miguelito
Francisco Cano, propietario del bar Miguelito
URBANISMO

«Ración» de piqueta de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba para los bares Miguelito y Los Romerillos

El Ayuntamiento sólo salvará al colegio Rey Heredia y mantiene el derribo de locales y viviendas de su entorno

CórdobaActualizado:

Los bares Miguelito y Los Romerillos, dos nombres propios de la hostelería en la zona Sur de Córdoba, y las viviendas de su entorno vuelven a tener sobre sí la amenaza de la piqueta. Es un peligro, al menos, teórico.

El edil de Urbanismo, Pedro García (IU), presentó ayer la propuesta de ordenación de equipamientos de Miraflores, que se empezará a tramitar y en el Ayuntamiento esperan que esté en seis o siete meses. En ella, se mantiene el planeamiento reflejado en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2001, y que pareció descartarse el pasado mandato, de crear una gran plaza en el entorno de la Torre de la Calahorra, lo que implicará el derribo de los citados establecimientos de hostelería y de las viviendas cercanas. Pero el nuevo diseño, que aún debe aprobarse, modifica el Plan General en el sentido de que sí se permitirá que se mantenga en pie el antiguo colegio Rey Heredia -además, introduce variaciones en cuanto a la ubicación de futuros equipamientos-.

Este último es un inmueble con un enorme valor simbólico para la izquierda alternativa de la ciudad de Córdoba. El pasado mandato, con el PP en la Alcaldía, fue ocupado por colectivos y hoy se ha convertido en un centro social. «Se conservaría el histórico edificio de Rey Heredia, que tiene connotaciones de Memoria Histórica», alegó el edil de Urbanismo.

Se aparca definitivamente así la postura que defendió a finales de 2013 el entonces alcalde, José Antonio Nieto (PP), que apostó por que no se tirara nada en esa zona: ni el colegio, ni los bares Miguelito y los Romerillos ni las viviendas del entorno. Se empezaron a dar pasos para modificar el PGOU en ese sentido, pero no llegaron a ningún lado.

De todas formas, que se mantenga esa operación dibujada en el PGOU no significa que vaya a llevarse a cabo, donde está pintada desde hace casi dos décadas. Habría que compensar a los propietarios de pisos y locales. En la pasada década, con IU en la Alcaldía, se puso sobre la mesa un sistema de compensación: se construiría un edificio de nueva planta junto al hotel Hesperia y allí irían los afectados. Se cambiaría vivienda nueva por vivienda derribada y local comercial recién acabado por local comercial afectado. Tampoco prosperó esa iniciativa.