Sánchez Villaverde, en el mitin
Sánchez Villaverde, en el mitin - ABC

Resultados Elecciones Municipales Córdoba 2019El audio que hundió al PSOE en Montoro

Un discurso brutal contra un candidato rival se hizo viral y propició la pérdida de la absoluta

CórdobaActualizado:

Si hay un municipio socialista de acreditada solera en la provincia de Córdoba es Montoro. El Ayuntamiento del Alto Guadalquivir ha estado invariablemente gobernado por militantes socialistas. Tanto es así que el alcalde primer alcalde en el periodo preconstitucional y el primero del PSOE fueron la misma persona, Manuel León Cañete. En estas municipales, ha pasado algo verdaderamente fuera de lo común. La alcaldesa Ana María Romero ha perdido la mayoría absoluta a manos de una desconocida fuerza política llamada Unión Democrática Independiente de Montoro (UDIM). Ahora está en manos del PP e IU que, si les va la marcha, pueden investir al candidato que quedó en segundo lugar, José Romero. Los números salen. La intenciones están por ver.

UDIM es una realidad política en clave local. José Romero fue uno de los cargos del PSOE más destacados con el socialista Antonio Sánchez Villaverde, ahora retirado tras las últimas elecciones autonómicas. Sánchez Villaverde, que hasta Susana Díaz lo llama por el apodo familiar (El Cebolla), sigue siendo, no obstante, un factótum del PSOE de primer nivel. Hombre bregado en mil batallas internas, Sánchez Villaverde mantiene inctactos los lazos en el partido dentro y fuera del municipio aunque la autoridad municipal la haya ostentado una mujer experta en asuntos agrícolas como la alcaldesa en funciones. José Romero fue apartado progresivamente de cargos hasta que optó por buscar su propia candidatura en la que ha quedado en segundo lugar. El PSOE, seis concejales. UDIM, cinco. El PP e IU, uno cada uno. La mayoría absoluta está en siete. Lo nunca visto.

La candidatura de UDIM
La candidatura de UDIM - ABC

Lo que ha ocurrido en las elecciones en Montoro es un ejemplo de cómo la tecnología la carga el diablo. El viernes 24, en el cierre de campaña, se produjo el cierre de la campaña socialista con el ministro Planas como orador principal. Sánchez Villaverde realizó un ataque brutal contra el candidato de UDIM al que acusó de traición. Y alguien grabó el discurso. «No quiere ser concejal, quiere ser alcalde como sea y con quien sea pero el domingo va a llegar el San Martín», por el día en el que se sacrificaban los cerdos en la matanza.

«Pepe, gracias por irte. Tú y tu mujer», se escucha diáfano en el audio al exalcalde de Montoro. Sigue: «Pepe, no te puedes imaginar lo bien que nos hemos quedado sin ti, en la gloria, como perro sin pulgas». Sánchez Villaverde le acusa de traicionar treinta años de militancia y catorce como concejal así como las ideas por las que murieron los socialistas. «Vengativo, falso, soberbio, manipulador», explica el exalcalde en su discurso a un (se supone ausente) Pepe que, dice, negoció con Ciudadanos presentarse como cabeza de lista. Una larga lista de improperos que sobrepasan la crítica política normal. Allí había algo personal de fondo.

Lo que ocurrió después fue sorprendente. El audio pasó de móvil en móvil en las horas terminales de la campaña. De forma masiva por Whatsapp. Hasta la esposa del candidato contestó por medio su cuenta de una red social. El caso es que el ataque brutal, directo, personal volvió como un «boomerang» y Pepe es hoy el más serio riesgo que tiene el PSOE a mantener el poder en una localidad donde nunca ha gobernado otro partido. Las fuentes consultadas reconocen que la capacidad de ponerse en el lugar de Pepe ante el jefazo del socialismo local tuvo mucho que ver en ello.