Un rincón del patio de la iglesia del Juramento de San Rafael
Un rincón del patio de la iglesia del Juramento de San Rafael - Estrella Fernández-Martos
ACUARELA Y TINTA

«San Rafael, 7», por Estrella Fernández-Martos

Colores vivos en tiestos azules, un patio pequeño de gran vistosidad, muy alegre

CórdobaActualizado:

La casa del sacristán de la iglesia del Juramento de San Rafael de Córdoba acoge estos patios que son uno de los tesoros de los que podemos disfrutar todo el año y que también merecen el paseo durante el festival.

Se puede acceder, incluso, desde el interior del templo; no deja de ser curiosa una indicación en azulejo con la palabra «patio» y una flecha en la nave lateral derecha.

Es cuidado y mantenido por voluntarias de la iglesia que también reciben y atienden a los visitantes. En el turno de hoy, mientras a Carmen y a Ana las entrevistan unos periodistas lituanos, Concha saluda a los recién llegados, que accedemos al primer patio presidido por una imagen de piedra de San Rafael y donde destaca una buganvilla fresa que cubre las paredes, tinajas y macetas de color. Colores vivos en tiestos azules, un patio pequeño de gran vistosidad, muy alegre.

Imagen interior del patio San Rafael, 7
Imagen interior del patio San Rafael, 7

Tras la pequeña capilla de paso, bien cuidada y sin estridencias, llegamos al patio del fondo, más amplio que el primero. Un estilo completamente diferente, un patio a dos alturas donde priman las plantas de hoja verde, helechos de todo tipo. Unos limoneros procuran la sombra.

En la zona alta hay lugar para sentarse, para descansar un momento del camino. Aprovecho una de las mesas para hacer cómodamente un apunte del patio cuando, sin apenas darme cuenta, me encuentro charlando con Dennis, un estadounidense, profesor de esperanto, que hace de intérprete con Tomomi, una pintora coreana afincada en Tokio, que junto a otros alumnos, están aprendiendo esperanto y recorriendo distintos lugares de España.

De fondo, Maruja y Carmen siguen atendiendo a más visitantes a la entrada del aptio y cuidando cada detalle para que lo encuentren todo perfecto. Sin duda, un espacio acogedor y sorprendente.