DESDE SIMBLIA

Top secret

Andalucía ha sido tierra de espías desde la Segunda Guerra Mundial hasta la situación política tras la muerte de Franco

José Calvo Poyato
CórdobaActualizado:

Ha habido épocas en que, por alguna circunstancia concreta, Andalucía fue centro de espías. Un caso histórico lo tenemos durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la Alemania de Hitler trató de apoderarse de Gibraltar para cerrar a los británicos la ruta mediterránea de abastecimiento. La bahía de Algeciras fue un hervidero de espías. Se reunían en el hotel Reina Victoria -todavía hoy en actividad- y en la Venta de Miraflores, hoy desaparecida. Por lo que hemos sabido recientemente también fue objeto de atención para los espías norteamericanos durante los años que siguieron a la muerte de Franco. Saber que la España de los años que hemos dado en llamar como la Transición eraEstados Unidos de Norteamérica y que su servicio de inteligencia, la CIA, elaboraba informes sobre la situación que se vivía en aquellos años, no era necesario que documentación reservada, que permanece clasificada una serie de años, quedase desclasificada, como ha ocurrido recientemente con los dichos informes de la CIA. Era algo del dominio público el interés que tenía para los Estados Unidos la deriva política que podía tomar España tras la muerte de Franco. Pero si ha constituido una sorpresa, al menos lo ha sido para quien escribe esta columna, que el espionaje norteamericano estuviera muy interesados en lo que pudiera ocurrir en Andalucía o les interesaba saber lo que pensaban por aquellas fechas los andaluces,

José Calvo PoyatoJosé Calvo PoyatoArticulista de OpiniónJosé Calvo Poyato