Un autobús propulsado a gas de Aucorsa
Un autobús propulsado a gas de Aucorsa - Valerio Merino
Política

Sindicatos y vecinos se quedan fuera por primera vez de las empresas municipales de Córdoba

El cogobierno de PP y Cs expulsa a los agentes sociales de los consejos de administración para dar cabida a más partidos

CórdobaActualizado:

El cogobierno de PP y Cs acordó ayer expulsar de los consejos de administración de las empresas públicas a los representantes de los sindicatos y del Consejo del Movimiento Ciudadano, que hasta ahora contaban con voz y voto en estos organismos ejecutivos. Lo hace, según explicó el portavoz popular Miguel Ángel Torrico, movido por la necesidad de dar cabida a los representantes de los seis grupos políticos. En su opinión, tienen más derecho que la sociedad civil a estar ahí. Por el contrarios, los representantes sociales recuerdan que han tenido presencia en esos órganos durante toda la democracia.

Los consejos de administración de las empresas municipales de agua (Emacsa), autobuses (Aucorsa), cementerios (Cecosam), vivienda (Vimcorsa), recogida de basuras (Sadeco) y la Gerencia de Urbanismo quedarán constituidos el próximo 30 de julio y la propuesta del cogobierno está cerrada «no al 100% pero sí al 99%», según Torrico.

A partir de ahora sólo formarán parte de los consejos de administración, con voz y voto, los representantes de los partidos puesto que, como dijo Torrico, «tienen más derecho los representantes de los cordobeses que otras instituciones a las que, con todo el respeto del mundo, no ha votado nadie».

PP y Cs se amparan en una reciente sentencia para justificar su decisión: un juez dio la razón a Cs en 2017 en su demanda para tener acceso al consejo rector del Imtur. Aunque aquella sentencia es aplicable exclusivamente al Instituto Municipal de Deportes, Torrico cree que los grupos políticos minoritarios, si ven mermada su representación para dar cabida a colectivos externos, tendrían todas las de ganar ante un tribunal. Y al menos Vox ya ha mostrado su disposición a actuar de ese modo en el caso de los consejos rectores, donde se ha quedado fuera.

La intención del equipo de gobierno de PP y Cs es reformar los estatutos de las empresas públicas para crear otros órganos de segundo nivel en los que sí puedan tener cabida tanto los sindicatos como el CMC. Pero en ningún caso tendrían, como ahora, voz y voto. Como mucho se quedarían con lo primero, puesto que las decisiones ejecutivas se toman en los consejos de administración. Mientras tanto, el cogobierno piensa en invitar como oyentes a los representantes de la sociedad que se han quedado fuera.

Reacciones

Como era previsible, los afectados han puesto el grito en el cielo. Los sindicatos, afines a la izquierda, enmarcan la decisión de PP y Cs en un juego político para asegurarse la mayoría en la toma de decisiones. Dependiendo de la composición, los representantes de los trabajadores y los vecinos, junto con los votos de los partidos de la izquierda, podrían sumar una mayoría de bloqueo en los consejos y dejar así en una posición muy incómoda al cogobierno. «Los números no salen y al final ellos quieren conformar una mayoría dentro de los consejos de administración que les permita hacer lo que quieran», dijo ayer Vicente Palomares, secretario provincial del sindicato UGT.

Más dura se mostró Marina Borrego, secretaria general de CCOO: «Si desde el Ayuntamiento no nos quieren dentro nos tendrán enfrente, por ello desde CCOO denunciamos ante el gobierno municipal la injusticia que se va a cometer con Córdoba y su ciudadanía». Ambos dirigentes explicaron que dan por «rota» la concertación con el Ayuntamiento debido a esta decisión.

Las posturas están tan encontradas que ambas partes califican el mismo hecho con adjetivos opuestos. Mientras que para Torrico la decisión de PP y Cs «es lo más democrático», los sindicatos entienden que su expulsión es un acto «antidemocrático».