Alumnas y profesoras de Zalima en Córdoba, durante un acto
Alumnas y profesoras de Zalima en Córdoba, durante un acto - Roldán Serrano
SENTENCIA

El Supremo da la razón a los colegios de Córdoba con educación diferenciada y mantiene los conciertos

El fallo dice que el modelo de Zalima y Yucatal no se puede considerar discriminatorio

CórdobaActualizado:

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra la orden de la Junta que desde el 2013 denegaba el concierto a nueve centros con educación diferenciada por sexos. La sentencia del TSJA anulaba las órdenes denegatorias de los conciertos por ser contrarias al ordenamiento jurídico, y declaraba el derecho de los centros docentes a la renovación del concierto para el periodo de cuatro años que abarcaba la solicitud y respecto de todas las unidades y enseñanzas solicitadas.

El sindicato USO recuerda en un comunicado que la orden de la Junta afectaba a los centros Zalima, de Córdoba, y Yucatal, de Posadas (Córdoba); Ribamar, Altair, Albaydar y Ángela Guerrero, en Sevilla capital; a Molino Azul, de Lora del Río (Sevilla); El Cható, de Brenes (Sevilla), Torrealba, de Almodóvar del Río (Córdoba).

Equiparabilidad

El Tribunal Supremo, en una sentencia de 5 de octubre del 2018, da la razón a la USO en relación al mantenimiento del concierto educativo a los centros citados de educación diferenciada, desestimando los cuatro motivos alegados por la Junta. El fallo judicial concluye que la educación diferenciada no puede ser considerada discriminatoria siempre que se cumplan las condiciones de equiparabilidad entre los centros escolares y las enseñanzas a prestar en ellos a las que se refiere la Convención de 1960.

También destaca la sentencia que -como ha dictaminado el Tribunal Constitucional- la gratuidad garantizada constitucionalmente no puede referirse exclusivamente a la escuela pública, negándola a todos los centros privados, ya que ello implicaría la obligatoriedad de tal enseñanza pública, al menos en el nivel básico, impidiendo la posibilidad real de elegir la enseñanza básica en cualquier centro privado.