El edil de Urbanismo, Salvador Fuentes (PP), durante una reciente rueda de prensa
El edil de Urbanismo, Salvador Fuentes (PP), durante una reciente rueda de prensa - Valerio Merino
AYUNTAMIENTO

Así es el «tapón» de Urbanismo en Córdoba: 1.331 expedientes prioritarios y 1.973 licencias exprés

El PSOE acusa al PP de «mentir» con la cifra de licencias pendientes y éste le replica que «monta cortinas de humo»

CÓRDOBAActualizado:

La jornada de ayer arrojó algo más de luz al tapón en la gestión que sufre la Gerencia de Urbanismo de Córdoba, y que tanto está perjudicando a la ya de por sí maltrecha economía local. El edil del ramo, Salvador Fuentes (PP), entregó a los distintos grupos de la Corporación un documento en el que radiografía el colapso existente en este ente municipal, contra el que el citado concejal ha activado un plan de choque nada más tomar las riendas de la Gerencia. El citado documento refleja que a fecha del 17 de junio, dos días después de que el popular José María Bellido llegara a la Alcaldía, había en Urbanismo 3.300 expedientes pendientes, que requerían informe técnico.

De todos ellos, los responsables de la Gerencia catalogan como prioritarios 1.331, que, a su vez, se dividen en dos bloques. El mayoritario es el de aquellos que requieren licencia urbanística. Son 997: de permisos de obra; de ocupación o de actividad.

Los otros 334 son expedientes previos a la tramitación de la licencia urbanística. Son aquellos relativos a cuestiones como alineaciones y rasantes; certificaciones urbanísticas y calificación de viviendas protegidas.

El otro gran elemento del atasco son las declaraciones responsables (licencias exprés), consideradas como expedientes no prioritarios. Hay 1.973 que demandan aún informe. Aquí hay que tener en cuenta, indica el documento entregado ayer a los grupos municipales, que con este mecanismo el ciudadano o empresario puede ejecutar la obra o ejercer la actividad legalmente en cuestión (así, por ejemplo, se puede poner en marcha un comercio), «sin necesidad de comprobación municipal previa. Dicha comprobación se hará a posteriori». Y ahí es donde está el problema, porque esa supervisión se demora una eternidad, con la consiguiente incertidumbre para quien ha formalizado la declaración responsable. Urbanismo tiene cuatro años para decir si las cosas se han hecho bien y ordenar cambios.

Reacciones de PSOE e IU

La difusión de estos datos desató la polémica. En un comunicado, el grupo municipal socialista acusó al alcalde y al edil de Urbanismo de «mentir cuando aseguraron» este verano que «las licencias que se quedaron sin tramitar el pasado mandato superaban las 3.000». A juicio del PSOE, para «lograr un titular deseado», el primer edil y Fuentes «no dudaron en sumar a los permisos pendientes los expedientes previos a la tramitación de licencias y las declaraciones responsables».

La misma opinión tiene el ex presidente de la Gerencia, Pedro García (IU), quien en rueda de prensa ha indicado que los actuales responsables «han mentido conscientemente». A diferencia del PSOE, García no va a pedir dimisiones «porque aquí no dimite», pero sí exige responsabilidad a la hora de manejar los datos. También se ha cuestionado por la forma de repartir los expedientes entre los funcionarios en el Plan de Choque, dado que la norma exige que se haga siguiendo el registro de entrada.

El edil de Urbanismo rechazó que el PSOE no sume las casi 2.000 declaraciones responsables pendientes de «autorizar o denegar» al tapón de la Gerencia. Aunque se haya hecho la obra o se haya iniciado la actividad, dijo Fuentes, «están pendientes de realizar la posterior de comprobación municipal. ¿Renunciamos a verificar que lo hecho se ajusta a la norma? ¿Me está diciendo el PSOE que incumpla la ley? Pues, no puedo dejar de revisar 2.000 declaraciones responsables. Y eso es del departamento de Licencias de Urbanismo», sostuvo.

El PSOE, a su juicio, «trata de montar cortinas de humo para tapar la desvergüenza de una gestión fallida», en alusión a que los socialistas ostentaron la Alcaldía el pasado mandato dentro de un cogobierno con IU, que fue el partido que dirigió Urbanismo.