El edil de Urbanismo, Salvador Fuentes, rodeado de archivadores con documentación municipal
El edil de Urbanismo, Salvador Fuentes, rodeado de archivadores con documentación municipal - Á. CARMONA.
APUNTES AL MARGEN

Tres tiros nada más

La polémica de cuántos expedientes están parados en la Gerencia de Urbanismo es absurda

Córdoba Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Resulta, señoría, que al muerto no le habíamos metido entre pecho y espalda todas las balas del cargador. Fueron solo tres tiros pero bien dados. En la cabeza, para que no pudiese levantarse. Decir que le metimos las nueve balas de la Browning es una mentira incomprensible por la que pedimos dimisiones». Esa puede ser, a grandes rasgos, una descripción de la defensa entablada por PSOE e IU durante esta semana a raíz de la publicación de los datos del gobierno municipal sobre el volumen del atasco del servicio de Licencias de la Gerencia de Urbanismo. El PSOE entró en el asunto pidiendo destituciones como si le fuera la vida en ello a pesar de que, desde el punto de vista político (cómo se notan algunas bajas en el grupo socialista, señores), ni le va ni le viene. Pedro García, de IU, fue más lacónico. Sostuvo que todo es una mentira podrida y que hay que ser bastante más responsable cuando se trata la cuestión.

En cifras gruesas, los tres mil expedientes se dividen en 997 que son licencias propiamente dichas, unas 350 más que son actos sin los cuales no es posible dar permiso alguno (como certificados de alineaciones y rasantes) y 1.973 más que son declaraciones responsables, unos documentos que presenta el administrado y que permiten la realización de la actividad empresarial sin esperas aunque sujeta a la comprobación de Urbanismo. El exgobierno sostiene que esta última parte se ha metido para engordar las cifras ocultando su verdadera naturaleza. El presidente de la Gerencia, Salvador Fuentes, sostiene que son parte misma de la actividad de la organización y que inciden en el desarrollo del resto de expedientes. Un mero repaso a las declaraciones de Fuentes permite comprobar que siempre ha dicho que en los 3.000 expedientes «había de todo», incluidas las famosas declaraciones responsables («verbi gratia»: ABC del 28 de agosto, páginas 16 y 17).

En función de sus preferencias personales e ideológicas, les invito a tomar la cifra que más les convenga de manera que puedan pensar que Fuentes exagera o que es un bendito. Desde ya les digo que el debate es absurdo. Porque el muerto -con nueve tiros o con tres- sigue estando frito. Y el cadáver - que no herido grave- es Urbanismo. La cifra más baja del rango es un escándalo porque supone (con la tesis de que algunas licencias son de edificios plurifamiliares) algunos miles de nuevos hogares y cientos de negocios que podrían estar dando empleo y que no lo dan. Más: la Gerencia de Urbanismo tiene un problema en Licencias pero no exclusivamente allí. Buena parte de los problemas que se han planteado hay que atribuirlos a otros departamentos como Planeamiento, Patrimonio o Contratación. Al grano, lo que está ocurriendo es la suma de una institución con problemas de personal motivado, con procedimientos obsoletos y un nivel de equipamiento tecnológico y de servicio al ciudadano que hay que cambiar radicalmente. Ver a Pedro García preguntar por quién lleva tal y cual expediente -con la experiencia de estos cuatro años y las firmas VIP- solo se explica por una deficiente gestión emocional de la pérdida del poder. El luto no se ha pasado.

Verán, esto es más sencillo. La Gerencia de Urbanismo necesitaba un cambio. Y no desde hace cuatro años. Llevaba mucho tiempo pendiente. Unos gobiernos por pereza y otros por interés optaron por no hacerlo. Pero el asunto se ha convertido ya en perentorio. No va a durar cuatro años porque algunos aspectos, como la dotación correcta de personal, es a largo plazo. Y es preciso un debate maduro, constructivo y con visión para que el muerto reviva tenga los tiros que tenga.