Abogados de los encausados en la operación Fénix
Abogados de los encausados en la operación Fénix - Madero Cubero
TRIBUNALES

El TSJA nombra a un juez de refuerzo para el caso del oro negro de Córdoba

El Juzgado de lo Penal 4 había solicitado además un letrado y tres funcionarios para el caso Fénix

CórdobaActualizado:

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha aprobado la designación de un juez de refuerzo para el Juzgado de lo Penal número 4 de Córdoba donde se enjuiciará la macrocausa Fénix del fraude del «oro negro» de los joyeros. El TSJA insta a Justicia a la provisión de tales medios que «se consideran absolutamente imprescindibles para el adecuado ejercicio de la función judicial con relación a la expresada causa».

Asimismo, la Sala de Gobierno del TSJA ha establecido una medida de refuerzo en los términos solicitados mediante la adscripción de un juez sustituto. En este caso, será el presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Francisco de Paula Sánchez Zamorano, quien deberá facilitar su designación con carácter previo a la formulación de la propuesta al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

De otro lado, el TSJA ha solicitado al juez decano de Córdoba, Miguel Ángel Pareja, que remita, a la mayor brevedad posible, el calendario de celebración de la macrocausa y duración razonable de la medida de refuerzo a adoptar. Hay que recordar que el Juzgado de lo Penal número 4 de Córdoba solicitó a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) un juez de refuerzo un letrado de la Administración de Justicia y tres funcionarios para poder sentar en el banquillo a los 116 joyeros acusados durante la «Operación Fénix».

Esta petición no es un capricho, según fuentes del propio Juzgado, quien urgía al TSJA a dar respuesta cuanto antes porque el caso ha pasado 12 años en fase de instrucción y eso que se trata del mayor fraude del llamado «oro negro»: comprar este metal para depósito o inversión (sin cierta tributación, más barato) y manufacturarlo (evitando su correspondiente impuesto a partir de los beneficios obtenidos). Las penas de prisión a las que ahora se enfrentan suman casi 400 años para los cabecillas de la trama.