La tuna de la Facultad de Derecho, durante un acto por su aniversario
La tuna de la Facultad de Derecho, durante un acto por su aniversario - ARCHIVO
PARA OCTUBRE

Los tunos no son bienvenidos en Córdoba

La falta de apoyo del Ayuntamiento impide celebrar un congreso con 500 asistentes que hubiera dejado 200.000 euros

CÓRDOBAActualizado:

El Ayuntamiento de Córdoba ha vuelto a dejar escapar un congreso internacional de entre 400 y 500 asistentes. En esta ocasión no ha sido por falta de instalaciones para el desarrollo de sus ponencias sino «por falta de apoyo». Así lo refleja una apesadumbrada carta escrita por la Asociación de Antiguos Tunos Universitarios de Córdoba, un colectivo que iba a conmemorar su trigésimo aniversario fundacional con una doble cita de campanillas en la capital: el II Congreso Iberoamericano de Tunos y el XX Certamen Internacional de Asociaciones de Antiguos Tunos Universitarios.

Las fuentes consultadas del colectivo en Córdoba precisan que la alcaldesa, Isabel Ambrosio, ni ha querido ser la madrina del acto ni tampoco ha mostrado voluntad alguna por colaborar con ellos. El congreso y el certamen han volado de Córdoba y todo apunta a que podrían tener cabida en Torremolinos. Pero, ¿cómo puede traducirse este cambio de sede? Para responder a esta pregunta en la asociación cordobesa tiran de calculadora.

En total, las empresas cordobesas, según las estimaciones de la organización, han perdido alrededor de 200.000 euros. Éste es el importe que se calcula que iba a gastar el cerca de un millar de participantes que arrastraba el congreso y el certamen. Entre los asistentes, apunta el colectivo, personas de «un poder adquisitivo medio-alto». Explican que «no somos tunos jóvenes, sino antiguos que tenemos ya una edad y contamos con buenos puestos de trabajo y empresas a cargo». Desde el colectivo de Antiguos Tunos Universitarios de Córdoba sacan del cajón un puñado de documentos que atestiguan que la alcaldesa ha dejado ir una buena oportunidad para que los empresarios hagan caja. Hoteles en los que se habrían alojado los antiguos tunos -había ya reservas con una conocida agencia de viajes- y restaurantes. A todo ello hay que sumarle que televisiones de cuatro países habían confirmado que iban a grabar en Córdoba.

El Consistorio quería cobrar por el Góngora y no contestó a las invitaciones de los organizadores

Ahondando en el asunto, ¿cuánto le habría costado al Ayuntamiento brindar su apoyo? El colectivo vuelve a tirar de libreta y apunta que el dinero que iban a solicitar era un «máximo de 10.000 euros» y la cesión de alguna instalación municipal para el desarrollo de algunos de los actos. Las mismas fuentes consultadas puntualizan que «no sólo no querían ayudar, sino que pretendían cobrarnos por todo». Matizan que «querían cobrarnos 1.400 euros por el uso del Teatro Góngora el 22 de octubre», así como «los gastos derivados de limpieza, porteros, luz y sonido» en el Teatro Cómico Principal, donde se iban a celebrar dos jornadas del Congreso Iberoamericano.