Un helicóptero trabaja en la extinción de un incendio en Córdoba
Un helicóptero trabaja en la extinción de un incendio en Córdoba - Álvaro Carmona
UNIVERSIDAD

La Universidad de Córdoba busca el algoritmo para predecir cómo será un incendio

Participa en un proyecto que busca mayor eficiencia para luchar contra el fuego

CórdobaActualizado:

¿Se puede predecir cómo se comportará el fuego cuando se prenda? Científicos que trabajan, entre otras instituciones, en la Universidad de Córdoba, se han puesto como desafío predecir cómo se puede comportar un determinado incendio, y para eso han creado una herramienta matemática: un algoritmo que tenga en cuenta todos los factores que intervienen y sea capaz de hacer una previsión. Como todos los algoritmos, reúne una serie de operaciones con distintas variables para obtener un resultado que permita mejorar la lucha contra el fuego y también garantizar la seguridad de quienes tienen que combatir contra los incendios forestales.

Forma parte de Cilifo, un proyecto de colaboración transfronteriza entre España y Portugal, en el que está presente la UCO y que busca plantar cara a los incendios en Andalucía, Algarve y Alentejo, las dos regiones más meridionales del país vecino. El algoritmo, la fórmula matemática, se basa en incorporar una serie de datos de las regiones que participan.

Toma de decisiones

Así, se introducen la orografía de los terrenos, el tipo de fuego y la frecuencia de descarga de agua, pero también los medios que participan y la forma en que se le hace frente e incluso la densidad de los caminos. Al frente de la parte de la Universidad de Córdoba está Francisco Rodríguez y Silva, profesor de Incendios Forestales en la Escuela de Ingenieros Agrónomos y de Montes, que explicó que el principal objetivo de este algoritmo es conseguir «ayudar en la toma de decisiones», pero también que las opciones que se tomen aseguren «la integridad física de las personas» que tienen que combatir los incendios forestales.

El profesor Rodríguez y Silva insiste en la multiplicidad de factores que inciden en la forma en que hay que actuar en un incendio. Por ejemplo, entre su trabajo está el de analizar la eficacia de las descargas de espuma en la lucha contra el fuego. Para eso se elabora una tabla en la que se tiene en cuenta en un lado la longitud de la llama, entre 0,5 y 6 metros, y por otro el porcentaje de espuma que cae sobre ella. Todo esto, según explica el profesor, se hace con fuego real, con incendios que se utilizan a modo de maquetas y con helicópteros y aviones que descargan para obtener los datos. Así se sabe qué forma de actuar es la más eficaz y hay un elemento más actuar contra el incendio y conseguir que su extinción no se demore.