Rudovic, frenado por un jugador del Valladolid
Rudovic, frenado por un jugador del Valladolid - Manuel González
BALONMANO

El Valladolid desdibuja la celebración del Ximénez

El conjunto pucelano conquista el Miguel Salas en la última comparecencia de los pontaneses

Puente GenilActualizado:

El Ángel Ximénez disputará su séptima temporada consecutiva en la Liga Asobal. El cuadro de Julián Ruiz lograba la salvación antes de perder en su feudo frente al Valladolid (25-28) por la derrota del Teucro frente al Barcelona.

El Atlético Valladolid apresuró sus abordajes a la portería de Álvaro de Hita al descubrir sus atributos en la pista. Un incontrolable Camino conducía, imprimiéndole mordiente y rapidez, los avances del cuadro de Pisonero. Ruben Río y Serdio afianzaron la primera ventaja (0-2, minuto 2) y el Ángel Ximénez carecía de desenvoltura en el territorio del adversario.

El cuadro visitante exhibía facilidad y solvencia en la resolución de heterogéneas acciones ofensivas. Un siete metros de Juan Castro, precedido de la exclusión de Víctor Rodríguez, equilibró numéricamente el duelo (6-6, min.11). Y un impetuoso gol de Sergio Barrios concedió a su escuadra la primera renta (8-7, min.14).

La reacción del Ángel Ximénez enardeció al Valladolid, reforzando la solidez y redoblaron la fogosidad en ataque. Los cinco siete metros materializados por Adrián Fernández y dos tantos consecutivos de Dani Pérez sustentaron la distancia más abultada (11-16, min.27), desnivel reducido en una unidad al intermedio (12-16, min.30).

La alternancia de dianas recíprocas predominó en el inicio del segundo capítulo. El Valladolid prosiguió zarandeando las redes del Ángel Ximénez y el plantel de Ruiz intensificó la vehemencia y el fuste competitivo.

La distensión posterior del Ángel Ximénez provocó otra renta superior (14-21, min.40) al engarzarse sendos goles de Víctor Rodríguez y García Pascual. El encuentro derivó en una concatenación de fases intrascendentes hasta que los goles de Rudovic –artífice de siete- y Matt Dias y las paradas de Álvaro de Hita estrecharon el luminoso (24-25, min.55). Una reestructuración del partido, insospechada para el Valladolid, meritoria, prolongada y reforzada y, finalmente, disipada por efectivos como Serdio, Adrián Fernández y Víctor Rodríguez (25-28).