Bañistas en la piscina muncipal hace años
Bañistas en la piscina muncipal hace años - Rafael Carmona
Sociedad

Los vecinos de la Fuensanta están «deseosos» de que abran la piscina municipal

Ha comenzado la limpieza de las dos piscinas pequeñas y la adecuación del sistema eléctrico

CórdobaActualizado:

La piscina municipal de la Fuensanta sigue cerrada. La apertura está prevista para mediados de mes, según comunicó la primera teniente alcalde, Isabel Albás (Cs). No ha estado operativa antes porque no se había adjudicado su gestión por parte del anterior gobierno municipal, formado por PSOE e IU. A la «sequía» acuática se le une el hecho de que, además, este barrio, como los demás de Córdoba, no cuenta aún con la Escuela de Verano municipal. El bipartito PP-Cs informó de que un error en la tramitación por parte del anterior bipartito del expediente hará que éstas comiencen el 15 de julio, en vez de a principios de mes. Acaban el día 31, con lo que el programa que beneficie a 2.000 niños en toda la ciudad ha sufrido un considerable mordisco.

Mientras tanto, los vecinos del barrio están intentando buscar otras opciones para soportar el calor de estos días. La piscina del Santuario está siendo la solución para muchos de los que viven en la zona, pero «tienen ganas de que la abran ya», dice Carmen que lleva cuarenta años en el barrio. Incluso reunieron 2.031 firmas para demandar que la piscina pública estuviera disponible. Pero no tan solo que se pueda usar sino que además, «necesitan más mejoras y reformas», apunta una familia que se acerca a preguntar al recinto por la fecha de apertura. Se refieren a la adecuación del césped o la pintura de las piscinas y el bar.

El problema, según Antonio, un vecino del barrio, es que está paralizada no sólo la piscina, sino también la Escuela de Verano para los niños, así como la gimnasia de mantenimiento que se ofrecía a los más mayores en la piscina municipal. Los pequeños encuentran otras opciones con actividades en el polideportivo del Instituto de Deportes (Imdeco) pero los abuelos tienen que esperar. Eso sí, ninguno tiene posibilidad de darse un baño.

En el barrio hay una sensación de que las deficiencias de la piscina municipal venían de lejos porque otros años «el recinto estaba abierto pero alguna de las piscinas no se podía usar porque la estaban limpiando», asegura una pareja de mediana edad.

Pero tienen esperanza en que «por fin abran la piscina» y «mejoren las instalaciones». Como dice Paco, «ya da igual esperar un día más que menos» y «por ahora está habiendo movimiento en la piscina», en alusión a los electricistas que se veían ayer en las instalaciones y al encargado de poner a punto los dos vasos de los pequeños. Lo que según los vecinos, «es buena señal». Al fin y al cabo, todos están deseando refrescarse y que las actividades que acompañan a la piscina empiecen ya.