Imagen de la misa oficiada hoy en hornor de la Virgen de la Salud - Valerio Merino

FERIA DE CÓRDOBA 2019La Virgen de la Salud protagoniza el arranque más genuino de la Feria

Como viene sucediendo desde 2009, una misa entronca con el origen histórico de esta celebración

CórdobaActualizado:

La Feria de Córdoba ha tenido hoy, 25 de mayo, su segundo pistoletazo de salida. Ha sido menos bullicioso que el del encendido, más íntimo y también más bello y se está convirtiéndo ya en una tradición: la misa en honor de de la Virgen de la Salud, que está en el origen de los festejos que arrancaron en la noche del viernes. Como sucede desde que se restauró en 2009, la pequeña ermita de la Salud (perteneciente al cementerio al que esta Virgen también da nombre), ha albergado al mediodía un oficio religioso, organizado por la Asociación de Caballeros y Damas de Nuestra Señora de la Salud, que sigue su trabajo para convertirse en hermandad. El aforo se ha completado con creces y ha habido quienes han seguido la eucarístía desde la explanada de la entrada (había altavoces)

Cuenta la tradición que en 1665 Simón de Toro y Bartolomé de la Peña, vecinos del Alcázar Viejo, se toparon con un brocal de un pozo mientras trabajaban la tierra en una haza junto a la Puerta de Sevilla (donde hoy está el cementerio de la Salud). En una de sus hendiduras, encontraron una pequeña imagen de una Virgen.

El hallazgo corrió como la pólvora entre los vecinos, que veían en el agua del pozo poderes curativos. Las visitas de enfermos se multiplicaron también. A partir de entonces la pequeña imagen fue bautizada como Nuestra Señora de la Fuente de la Salud. En 1673, se abrió al culto una ermita alzada donde apareció la pequeña figura. Tras su construcción, empezó a celebrarse allí una velada, que fue el embrión de la celebración que ahora toma todos los años el Arenal.

La imagen de terracota original, de unos 15 centímetros, ha presidido hoy ayer la misa, que ha oficiado el vicario general de la diócesis, Antonio Prieto, quien ha recordado la ligazón de esta Virgen con esta celebración.

«Tradición hermosa»

Prieto ha calificado de «tradición hermosa» la celebración de esta misa y se ha felicitado de que faltara espacio en la ermita, porque quiere decir que «tenemos devoción a nuestra madre, la Virgen de la Salud». A Ella, le ha pedido que la Feria «transcurra con alegría, en familia y en paz y en gozo».

En la ceremonia, un bebé ha recibido la medalla de la Virgen de la Salud de la Asociación de Caballeros y Damas de Nuestra Señora de la Salud. Lo que es motivo de alegría, según el vicario general de la diócess, porque «se acrecienta nuestra familia».

Esta misa no puede escapar de la explosión festiva que invade a la ciudad estos días. Algo que queda patente cuando se disfruta de un oficio religioso cantado o cuando, entre los asistentes, se dejan ver los trajes de flamenca. Y no chirría nada, porque Virgen de la Salud y Feria están ligadas indisolublemente por más de tres siglos de vinculación.

No en vano, cuando terminó la eucaristía, el estandarte de la Virgen de la Salud fue subido a un coche de caballos y se dirigió hacia el Arenal, seguido de un cortejo de carruajes.