Una de las visitas a la bodega Toro Albalá
Una de las visitas a la bodega Toro Albalá - ABC
Turismo

Las visitas a la Ruta de las Bodegas de Córdoba crecen un 42 por ciento

Los lagares de la provincia acogieron a 24.513 turistas el año pasado

CórdobaActualizado:

Las bodegas y lagares de Montilla-Moriles continuán con su tendencia al alza. El nuevo informe del Observatorio Turístico Rutas del Vino de España, ofrecido por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), recoge el incremento de visitas en la Ruta del Vino Montilla Moriles durante el año 2018 con respecto al año anterior. O lo que es lo mismo, un total de 24.513 visitas, lo que supone un incremento del 42 por ciento respecto a la visitas registradas en 2017.

El informe de Acevin revela el aumento del interés por los museos asociados a la misma, como es el caso del Museo Bodega El Alfolí de Lucena, que aumentó en un 400% con respecto a la cifra registrada hace dos años.

En un comunicado, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen destaca que el resultado arrojado por estos datos «confirma la gran labor que hacen todos los establecimientos pertenecientes a la ruta a lo largo de todo el año, y la consolidación de la Ruta del Vino Montilla Moriles como destino turístico, provocando un mayor interés por parte de profesionales del sector, de los medios de comunicación y del incremento de visitas y consultas a través de la web de la ruta (www.turismoyvino.es).

Desde la D.O. apuntan que Montilla-Moriles es una ruta de visita obligada, no sólo por su patrimonio cultural y las características tan especiales que tienen sus vinos, sino también por la diversidad de propuestas y un completo abanico de actividades, que van desde un espectáculo ecuestre en una bodega, descubrir el arte de la venencia en un lagar, paseos en 4x4 o en tren por viñedos, almuerzos en bodegas y lagares, celebración de la Fiesta de la Vendimia, Feria de La Paxera, del Vino Nuevo o incluso la Cata del Vino de Córdoba, entre otras.

Estas visitas generan en el destino un impacto económico que no sólo beneficia a bodegas, lagares y museos sino también al sector de restauración, hostelería y comercios, entre otros.