La «contaminación de elementos visuales», como los grafitis, es analizada por la Unesco
La «contaminación de elementos visuales», como los grafitis, es analizada por la Unesco - L.J.L.
Patrimonio de la Humanidad

La Unesco insta a las administraciones a invertir más en el Albaicín

Recomienda también revisar el Plan de Protección Especial de este barrio Patrimonio de la Humanidad

Luis Javier López
Actualizado:

Este mes se cumplen 20 años de la ampliación de la declaración como Patrimonio de la Humanidad del barrio del Albaicín que se unía desde entonces a la anterior catalogación que recibió el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife diez años antes. Desde aquel 17 de diciembre cuando se aprobó por la Unesco la inclusión del histórico arrabal granadino en su prestigioso catálogo mundial, la situación de este enclave ha sido sometida a varios análisis periódicos por parte de la institución cultural dependiente de la ONU.  

El pasado mes de octubre se concluyó el último de estos informes que realiza un exhaustivo repaso de la situación del barrio y del conjunto monumental nazarí extrayéndose la conclusión de la necesidad de aumentar las inversiones especialmente en el Albaicín. Según la Unesco, «se necesita más financiación de la administraciones para las políticas estratégicas específicas» aunque reconoce especialmente la contribución del Ayuntamiento, que «asigna un presupuesto adecuado y garantiza el mantenimiento de los servicios e infraestructuras» en el antiguo arrabal árabe.

En este sentido, la Unesco apunta como sugerencia que «es necesario arbitrar procedimientos públicos y turísticos» para generar un porcentaje destinado al mantenimiento del patrimonio del barrio. Cabe recordar que fue el Ayuntamiento de Granada quien propuso destinar una parte de la entrada de la Alhambra al mantenimiento del Albaicín, por lo que esta propuesta –de difícil encaje legal según la Junta de Andalucía- podría ser retomada.

Contaminación visual

Además, se recomienda por el organismo supervisor que el Plan de Especial Protección y Reforma interior del Albaicín (PREPRI), que data de 1991, debe revisarse ya que, a pesar de «ser suficiente para la protección general» porque «presenta determinadas deficiencias en su aplicación específica».El informe, en el que la propia Unesco reconoce que los dos espacios monumentales granadinos «deben ser evaluados por separado», se limita a recordar que los agentes involucrados en la conservación del barrio «están obligados a eliminar la contaminación de elementos visuales» según el Plan de Descontaminación del Albaicín. La existencia de grafitis y cableado en varias zonas de este entorno no pasa desapercibida al organismo cultural de la ONU.

Otro de los riesgos que se recogen en el documento al que ha tenido acceso ABC, es la «recesión demográfica» que afecta al barrio junto a la despoblación y envejecimiento de los habitantes de este entorno protegido, «lo que lleva a una disminución en el patrimonio edificado y su mal uso».

Aportación privada

Respecto a uno de los monumentos más visitados del mundo como es la Alhambra, el citado informe analiza que el presupuesto disponible para el recinto nazarita es «aceptable», pero podría ampliarse «para satisfacer plenamente las necesidades de gestión». Basándose en que la principal aportación económica (un 48% del total) reside en las entradas pagadas por los visitantes, la Unesco confirma que las fuentes de financiación existentes son seguras a largo plazo. Pero insiste que «el objetivo es despertar el interés privado en la Alhambra» como «lugar que genera el aprendizaje de valiosas experiencias», dejando una vía abierta al patronazgo de instituciones sin carácter público.

Dentro del amplio capítulo de valores positivos a diferentes aspectos de conservación de este enclave monumental de Granada, la Unesco resalta «la autenticidad y el conocimiento de las formas tradicionales de cultivo» en las huertas del Generalife. La constante vigilancia del monumento y el nulo impacto negativo de los visitantes a la Alhambra «ayudan a garantizar su conservación», expone finalmente este organismo cultural mundial.